<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Una historia comunal

El pasado lunes 26 de febrero, el Concejo de Cartagena aprobó de forma unánime el acuerdo que le da facultades a la Administración Distrital para la creación de la Secretaría de Turismo y el Instituto de Acción Comunal de Cartagena y el Caribe, este último iniciativa del alcalde Dumek Turbay Paz, que recogió el clamor de la dirigencia comunal de volver a tener una dependencia que tuviese como misión principal la atención a las organizaciones cívicas, como lo fue la Secretaria de Desarrollo Comunitario, creada en el año 1990 por acuerdo programático entre los líderes populares y el gobierno del finado Nicolás Curi.

El alcalde Guillermo Paniza 1995-1997 crea la Secretaria de Desarrollo Social y después en la administración de Carlos Díaz Redondo 2000-2003, cuando se realizó la última reestructuración administrativa en el Distrito de Cartagena, se tuvo la buena intención de unir los procesos de atención social con los de desarrollo comunitario, creándose la Secretaría de Participación y Desarrollo Social, pero esta estrategia no dio buenos resultados, ya que los altos niveles de pobreza absorbieron la mayor parte del presupuesto, dejando solo una unidad con pocos funcionarios y 500 millones de pesos anuales para ejecutar labores de inspección, control y vigilancia a los organismos comunales, además de lo atinente a la formación y gestión ciudadana, lo cual es insuficiente ante la magnitud de las responsabilidades.

¿Porque la dirigencia comunal propuso la creación de la Secretaria de Desarrollo Comunitario en 1990 y el Instituto Comunal en el 2024? La respuesta es que las Juntas de Acción Comunal son entidades cívicas que trabajan, desde su creación en 1958, por derrotar los males que aquejan a las comunidades, especialmente las más vulnerables; pero después de muchos años de gloria, como organizaciones representantes de la comunidad por excelencia y ser gestoras de obras de desarrollo como escuelas, puestos de salud, parques y canchas deportivas, lo cual les aseguraba el respaldo de sus afiliados.

Por muchos factores cayeron en una crisis organizativa desde la década de los 80, causada por la indiferencia de los afiliados, quienes no participan siquiera en las Asambleas Generales, no hay trabajo en equipo al interior de las juntas, debilidades en el ejercicio del liderazgo, ausencia de planes de acción, los estatutos no están actualizados, falta de recursos económicos para financiar proyectos y la desatención del Estado, hechos que ameritan contar con un ente Distrital que les brinde atención integral a las comunidades, para que las JAC vuelvan a brillar.

*P.U. Comunicación Social Periodismo.

Especialista en Formación de Formadores.

Más noticias

  NOTICIAS RECOMENDADAS