<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Turismo, el eje de oportunidades

El turismo ha sido una de las principales cartas de presentación de Cartagena en la historia, el llamado ‘Corralito de Piedra’, que además de ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985, ha sido catalogada como una de las joyas del país, una ciudad para mostrar y para recibir a miles de visitantes. Cartagena es escenario anual de cientos de eventos y ha sido anfitriona de importantes citas multilaterales como la reunión del Grupo de Río en 1991 y 2000, la de los Países No Alineados en 1995 y la Cumbre de las Américas en 2012, solo por nombrar algunos.

Pero como toda joya, si no se pule, se opaca y puede perder su brillo. Como lo he manifestado en otros escenarios, situaciones de cobros excesivos a visitantes o riñas en playas, entre otros hechos lamentables, no pueden convertirse en algo usual y terminar alejando oportunidades de desarrollo y generación de empleo para todos.

De acuerdo con el estudio “Demografía empresarial y relevancia económica del turismo en la jurisdicción de la Cámara de Comercio de Cartagena en tiempos del COVID-19”, del Centro de Estudios para el Desarrollo y la Competitividad-CEDEC, la inversión extranjera en el sector turístico colombiano alcanzó un valor acumulado de US$2,185 millones en el período 2004-2020, logrando los niveles más altos entre 2018 y 2019, lo que ubicó a Cartagena como la segunda ciudad destino de los inversionistas después de Bogotá. La mayor parte provino de Estados Unidos con destino al subsector de alojamiento (99,6%), en particular a la construcción de infraestructuras.

La inversión tiene un buen flujo en materia de turismo en Cartagena, esto usualmente se traduce en la creación de oportunidades y apoyo a la cadena productiva de La Heroica. Alrededor del sector pueden confluir empresas gastronómicas, de transporte, eventos, guías, entre otros.

Un solo inversionista que decida poner sus recursos en otro destino y no en Cartagena, ahuyentado por situaciones como las que se han hecho virales en los últimos meses, significa que podrían dejar de generarse puestos de trabajo y que alguna mujer cabeza de familia no puede llevar comida a su hogar, que algún joven no puede apoyarse en su trabajo para pagar sus estudios o que un emprendedor se vea obligado a cerrar su negocio, y así frustrando los sueños de miles de empresarios.

Es necesario seguir apostando por el “Corralito de Piedra”, la arquitectura, la tradición, cultura, historia, paisajes, entre otros patrimonios cartageneros, son únicos y deben seguir siendo nuestra mejor vitrina para el mundo, el turismo no puede convertirse en sinónimo de desorden y perjuicios. Debe ser el eje de oportunidades y es esencial que se maximicen a través de un liderazgo colectivo, transformacional y humano.

*Presidente Ejecutivo Cámara de Comercio de Cartagena.

Ver más de




Más noticias