<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Territorio, productividad y prosperidad

Uno de los factores que ha frenado una mayor prosperidad en América Latina es la baja productividad. Colombia no es la excepción en este aspecto. Esta problemática muestra diferencias regionales al interior del país, ya que se presentan disparidades persistentes entre diferentes localidades. Este tema es abordado en un libro del Banco Mundial recientemente presentado en un seminario organizado por la Universidad Tecnológica de Bolívar y Camacol.

El título del libro podría ser traducido al español como “Territorio, productividad y prosperidad”. Los autores, Arti Grover, Somik V. Lall y William Maloney, realizan una revisión de las políticas de desarrollo regional con enfoque territorial. Inician señalando que la pandemia del COVID-19 y el cambio climático han mostrado efectos diferenciados entre las regiones al interior de los países, en donde aquellos lugares con un mayor rezago relativo pueden verse más afectados.

El libro argumenta que las inequidades y los diferenciales en productividad entre regiones surgen del proceso de concentración económica. Esta tendencia suele mitigarse por la difusión de inversiones y de tecnología entre las diferentes zonas del país y, a su vez, por la migración de personas de territorios rezagados a aquellos más prósperos. Sin embargo, contrario a lo que ocurre en economías avanzadas, en los países en desarrollo esos factores que contribuyen a la convergencia regional se ven frenados por otras dinámicas.

En primer lugar, señalan que los países en desarrollo han experimentado una urbanización prematura. Esta tendencia lleva a que la gente se concentre en ciertas urbes sin que esas ciudades tengan un dinamismo industrial, lo cual conduce a una aglomeración estéril porque hay concentración sin las ganancias en productividad propias de la aglomeración urbana.

Un segundo aspecto destacado en el libro es que la migración interna en los países de altos ingresos es el doble de la registrada en países de ingresos medios y bajos. La idea de que la migración de zonas rezagadas a las más prósperas ayudará a mejorar las condiciones de vida no necesariamente opera en países en desarrollo. La aglomeración estéril hace que aquellas personas cuando migran a buscar mejor provisión de bienes públicos en urbes más grandes no cumplen con sus expectativas y probablemente terminan trasladando su pobreza de un lugar a otro.

El libro plantea la necesidad de que la política pública busque cerrar la brecha de productividad existente entre las distintas regiones del país. Esto es posible con la definición de estrategias que tengan en cuenta las características de los territorios. Además de requerir una transformación estructural en la economía, es necesario un entorno propicio que funcione bien junto con el capital humano y empresarial. No basta solamente la inversión en infraestructura, sino que debe estar acompañada de mejoramiento del recurso humano.

Ver más de




Más noticias