<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Petro y Borrell

Opiniones diferentes se expresaron con motivo de la elección del nuevo presidente Gustavo Petro Urrego. La más importante fue la de la Unión Europea por parte de su alto director Josep Borrell, quien felicitó al presidente colombiano por su victoria incuestionable, y afirmó que de esa manera se seguirán fortaleciendo las relaciones entre Europa, Colombia y Suramérica. Borrell afirmó que las elecciones en Colombia del nuevo mandatario se desarrollaron en plena normalidad y su resultado es indiscutible. A la vez expresó sus mejores deseos; para que Colombia avance a una sociedad más inclusiva; acorde con los dictados de la Constitución Política de 1991. Esta opinión contrasta notablemente con la del burócrata incrustado en la Fiscalía por voluntad del señor Duque. Burócrata que tuvo la avilantez de cuestionar la opinión del presidente Petro, careciendo como carece de autoridad moral para opinar de esa manera.

Sería recomendable que ese funcionario de la fiscalía guarde la distancia debida ante el presidente elegido y no haga gala de bravuconadas que ya están fuera de lugar en su fenecido cargo. Valga la oportunidad, él debe darle satisfacciones al adolorido padre del fiscal paraguayo Pecci, un luchador notable contra el narcotráfico en su país; lo cual es más lamentable por la indiferencia exhibida por el funcionario colombiano. Amén de la misma en Colombia por la decisión increíble de algunos de sus subalternos, de condenar y luego disminuir las penas de esos asesinos que estuvieron presos y sancionados oportunamente.

HITOS. En la década de los cincuenta y sesenta ocurrió un hito histórico después del golpe militar de Gustavo Rojas Pinilla. El señor Laureano Gómez se fue a refugiar en Benidorm, Alicante (España).

“Allí lo encontró Alberto Lleras, que fue a proponerle el Pacto de Benidorm para lograr la paz en Colombia. El pacto fue favorablemente recibido por los políticos de entonces. El 20 de julio de 1957, un segundo acuerdo, el Pacto de Sitges, también en una localidad veraniega española, para darle al acuerdo político anterior una ratificación más concreta y la acción conjunta de los partidos Liberal y Conservador (1), y además se le agregó otro conocido como Pacto de Sitges. (2) Ambos dirigentes en consenso con la opinión de la mayoría de los colombianos en el Congreso Nacional y la prensa motivaron a que se lograra, el 23 de agosto, en una comisión de reajuste institucional convocar el plebiscito para mediante un Referendo por la Paz, el 1 de diciembre, aprobar con 4’169.294 votos afirmativos. Así mismo le concedieron el derecho al voto a la mujer y se estableció la paridad.

(1)(2) Óscar Alarcón Núñez. ‘Los López en la historia de Colombia’, pág. 163.-22022.

*Exdirector de El Universal. Académico

de Medicina e Historia.

Ver más de




Más noticias