<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Movilidad de bajas emisiones: llegó el momento

En su reciente libro sobre cambio climático, el empresario y filántropo, Bill Gates menciona dos cifras importantes sobre el calentamiento global. La primera es 51.000 millones, que representa el número aproximado de toneladas de gases causantes del efecto invernadero que el mundo aporta cada año a la atmósfera; y la otra es cero, relacionada con el objetivo del planeta para reducir las emisiones contaminantes.

En este sentido, debemos analizar ¿cómo nos desplazamos?, teniendo en cuenta que el sector del transporte representa el 16 % de emisiones globales gases de efecto invernadero (GEI) y es el gran precursor de múltiples enfermedades respiratorias.

De acuerdo con AQ AirVisual, empresa que publica el listado de las ciudades con mayores niveles de contaminación, reportó en 2018 que Nueva Delhi es la ciudad más contaminada del mundo, junto con Pekín (8), Santiago de Chile (20), Bogotá (44) y Estocolmo (60). Es así como el material particulado es un enemigo silencioso que ataca a la ciudadanía.

Algunos datos del sector transporte evidencian que este es el segundo sector con más emisiones de GEI en el mundo, con una tasa de crecimiento anual del 1.9%. Los vehículos de pasajeros son los mayores generadores (45%), seguidos por los vehículos de carga (29%); la aviación internacional y doméstica (12%). Esto hace que la innovación tecnológica y los combustibles de bajas emisiones, sean las mejores opciones para lograr el cero que la mayoría de los países quieren alcanzar en 2050.

Este panorama nos invita a atender importantes retos en materia de salud pública y transición energética. Sobre la segunda variable, es importante conocer que el sector transporte de Colombia es responsable del 12% de las emisiones totales de dióxido de carbono y nos urge tomar acciones como la sustitución de combustibles líquidos tradicionales por energéticos amigables con el ambiente como el gas natural, equilibrar los costos de los vehículos eléctricos a mediano plazo y apostar por los gases verdes como el hidrógeno como alternativa en el largo plazo.

Colombia trazó metas ambiciosas en la conferencia de las partes en su lucha contra el cambio climático, mejorar la salud pública y avanzar a una transición energética ordenada, justa y sin afectar el bolsillo de los colombianos deberá tener un capítulo especial dedicado a nuestra forma de transportarnos.

Llegó el momento de la movilidad de bajas emisiones, ciudades más limpias, sistemas de transporte asequibles y la suma de nuestras acciones individuales para alcanzar las cero emisiones, para así asegurar el futuro de las próximas generaciones.

PD: El Caribe es, y será el epicentro de la transición energética.

*Secretario General de Naturgas.

Ver más de




Más noticias