<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La verdad

Un hombre alado de espesa barba blanca eleva hacia el firmamento, con su brazo derecho, a una hermosa mujer que mira hacia los cielos. En su mano izquierda lleva una hoz con la cual hunde a otra mujer que, en el suelo, sostiene una máscara con la que no puede ocultar su rostro. El anciano es Saturno, el tiempo. Es ‘El Tiempo salvando a la Verdad de la Falsedad y la Envidia’. Hermoso cuadro que, para mí, es la mejor representación de la verdad.

En los últimos 40 años se han realizado comisiones de la verdad en más de 30 países. En Irlanda hubo más de 3.500 muertes violentas. El gobierno de Blair, en 1998, propuso crear una comisión de la verdad. No lo hicieron. Con las resultas que más de 400 terroristas salieron de prisión, sin juicio y la verdad solo será desclasificada en 2041. En Sudáfrica, durante cuatro años, más de 20.000 víctimas narraron décadas de genocidios, masacres y violaciones. El fin supremo era la verdad como paso inicial a la reconciliación. Así 1.163 victimarios recibieron amnistía total e inmunidad. Un proceso poco usual e inviable para la mayoría de los países. Cada comisión de la verdad debe tomar en cuenta su realidad particular.

En Colombia, la Comisión de la Verdad realizó más de 14.000 entrevistas y entabló conversaciones con más de 30.000 personas de todos los sectores sociales, regiones y etnias. Conversaciones inéditas entre otrora enemigos, entre víctimas y responsables. El documento final entrega verdades históricas, extrajudiciales y centradas en las víctimas. No fue un proceso perfecto, pudo ser mejor, es cierto. Pero aún no termina y muchos lo han cuestionado, más por pasión que con razón y sin tomarse el trabajo de revisar el informe. https://www.comisiondelaverdad.co/

En la época del metaverso, cuando la verdad se construye, y se destruye, en un santiamén a punta de ‘me gusta’ y ‘tweets’, el informe es la piedra angular para un proceso que apenas se inicia.

Más que un ejercicio académico terminado, frío y rígido para guardar en una biblioteca, la Comisión espera que sea un constructo colectivo y plural; un punto de partida que incluye una plataforma trans media que recoja escritos, diálogos y muchas expresiones culturales que continuarán nutriéndose dado que aspira, con la verdad, a generar transformaciones para lograr ese ‘Nunca más’.

Un reto para la tecnología y la virtualidad es que, con todo el conocimiento humano atesorado en la red, se logré uno de mis mayores deseos: presenciar un coloquio, in vivo, entre Confucio, Akenatón, Sócrates, Platón, Siddhartha, Jesús, Mahoma, Moro, Kant, entre otros, con la moderación de Gandhi y Tutu para, utópicamente, encontrar la verdad. Lo dijo la Comisión: “Hay futuro si hay verdad”.

*Profesor Universidad de Cartagena.

Ver más de




Más noticias