<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La gran Farc-Sa

Interesante el artículo del domingo 28 de noviembre de don José F. Lafaurie ‘La gran farsa’, o Farc-Sa, digo yo, por la ya popular sigla, que parafraseando a F.D. Roosevelt, vivirá en la infamia.

Lo que yo sigo sin entender es la ‘ingenuidad’ de la comunidad internacional. ¿Por qué tal desprecio, indiferencia o alcahuetería? Hasta premio nobel de paz (así con minúsculas) hubo en medio de la Farc-Sa. ¿Por qué? ¿Qué clase de intereses han podido mediar para convalidar un fraude, cometido nada menos que contra la voluntad del pueblo soberano, la máxima autoridad de cualquier democracia? ¿Fraude alcahueteado por una de las democracias más sólidas del universo como lo es Noruega? Porque, que Cuba y Venezuela lo acoliten es apenas normal, ¿pero Noruega? ¿Cómo así que el resultado de un plebiscito legítimo se cambió por un trámite en el Congreso? Habrá que descubrir el pastel y la razón de este, cosa que no ha podido ser resuelta a pesar de los ríos de tinta que han corrido desde el inverosímil conejo.

¿Y la comunidad internacional se tragó el pastel a sabiendas?

Se atribuye a Lincoln la sabia frase de que “se puede engañar a algunos todo el tiempo, o a todos durante cierto tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”. Sin embargo, da la impresión de que esa regla fue quebrada por el pacto Santos-Farc, mal llamado “de paz” ya que todo parece indicar que alguien pudo engañar “a todos todo el tiempo” y el mundo sigue campante y mirando para otro lado. Además, aplaudiendo, como si nada hubiera pasado. O mejor, como si algo grandioso hubiere sucedido.

Pero he aquí la tal paz luego de cinco años de infamia...

¿Qué dice Noruega? Nada. ¿Qué dice la comunidad verdaderamente democrática? Nada. Pero la ONU y otros organismos, repletos de mamertos bellacos, le siguen el juego a esa farsa descomunal. O ¿es ingenuidad? Y en Colombia, la real víctima de la infamia, su gobierno también le sigue el juego a la ONU y a otras yerbas similares.

Yo estoy seguro de que el mundo sí tiene oídos y que algún día oirá. Que todavía no hayamos dirigido nuestra voz gritando desde la tribuna adecuada, es otra cosa. Digo yo...

PS. Aceptamos disciplinadamente los resultados de la encuesta para escoger al candidato del Centro Democrático y desde ya apoyamos a Óscar Iván Zuluaga, no obstante que nuestra preferencia siempre fue por María Fernanda Cabal. Ya le llegará su turno. Ella misma lo dijo, los tiempos de Dios son perfectos.

Mi percepción es que OIZ, un hombre serio, sabio y buen estadista logrará el acercamiento y luego la unión con los candidatos afines en beneficio de la patria con la noble y necesaria finalidad de atajar al diabólico sin más vueltas, en primera vuelta. ¿Cómo será la estrategia política para lograrlo? He ahí otra encrucijada del alma, digo yo otra vez...

Ver más de




Más noticias