<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La cultura como activo

En el reciente ‘Informe de Calidad de Vida. Cartagena, desafíos de ayer y hoy’, de Cartagena Cómo Vamos, se presentan una serie de datos, evidencias o situaciones que deberían ser motivo de amplio debate a todos los niveles en la ciudad, especialmente en las universidades, pues de alguna forma la mayoría de los profesionales que se están formando y que están egresando van a trabajar en esta ciudad, y si las universidades son medianamente responsables deberían adelantar una profunda reflexión sobre el contexto en el cual ellas se encuentran y al cual van a dirigir sus egresados.

En esta ocasión me quiero referir a un tema que no deja de ser preocupante, tanto por lo que omite, como por lo que puede significar si se le da otro tratamiento, y me refiero a la cultura. Para empezar, en la página 27 se empiezan a presentar los resultados de los “activos de las personas” y se abordan cuatro dimensiones: educación, empleo, seguridad y salud. En esto no hay mayor discusión, aunque sí es conveniente profundizar en algunas cifras y otros aspectos que no se incluyen en la medición; pero sí es llamativo que la cultura no se considere como un activo, tal vez el más valioso que tienen muchos cartageneros.

La cultura la presentan a partir de la página 161, a la cual le dedican tres páginas: dos relacionando las bibliotecas públicas, informando que de 18, doce de ellas se encuentran en la Localidad 2 de la Virgen y Turística, o sea el 66% de las bibliotecas, dejando el 33% para el resto de la ciudad. La tercera página del informe sobre cultura contiene datos de la visita a museos y monumentos en Cartagena, y aquí es donde se profundizan las preocupaciones, pues se reporta como actividad cultural solo la visita a tres sitios de la ciudad: el Castillo San Felipe, el Museo Histórico y el Museo del Oro, indicando que en estos sitios las visitas muestran un descenso significativo entre los años 2019 y 2021. Lo particular es que el comentario del informe dice que “A pesar de la reactivación, y su efecto sobre el turismo, el nivel de visitas a sitios de interés en la ciudad no se ha recuperado”.

Esta es una concepción de la cultura que hace ya varias décadas se superó en casi todos los países del mundo y aun en nuestro país, donde hay ciudades en las que la cultura se maneja con enfoque incluyente, transversal, dinámico y abierto a todas las manifestaciones, especialmente considerando el reconocimiento que desde la Constitución de 1991 se hace de nuestro país como una nación pluriétnica y multicultural.

No puede ser que en nuestra ciudad la cultura se conciba como el acceso a unos sitios o las visitas a museos. Esta forma de mirar la cultura lo que muestra es el desconocimiento e invisibilización de toda esa ciudad que se divierte, recrea, consume y se gratifica cada día en sus valores, expresiones y formas de relacionarse y mantener vivo un enorme legado inmaterial que debemos reconocer, valorar y apoyar.

*Sociólogo.

Ver más de

  NOTICIAS RECOMENDADAS



Más noticias