<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Hasta cuándo

Es una pregunta muy sencilla, ¿hasta cuándo tendremos que esperar en la ciudad para que se asuma seriamente, por la administración distrital, por las entidades nacionales, por los actores y gremios locales, el ordenamiento, planeación y control de nuestra actividad turística?

Hace unos tres meses estuvimos en las noticias internacionales por el asesinato del fiscal paraguayo y aparentemente salimos bien librados, y hace unas tres semanas estuvimos, también en esta ocasión por varios días, en los primeros planos de las noticias internacionales por el informe de Estados Unidos sobre la proliferación del turismo sexual infantil, destacando el bajo control de la administración y de entidades como la Policía y la Fiscalía. Esta última información, originada en las grandes agencias de noticias internacionales, fue retomada por todos los diarios del país y de casi todas las naciones de habla hispana.

¿Qué tendremos que esperar que suceda para que todos los actores de la cadena turística, empezando por la administración, incluyendo al Concejo, asuman con la debida responsabilidad el direccionamiento y planeación de la actividad económica más importante para la mayoría de los cartageneros, que formal o informalmente devengan su subsistencia de este? ¿No tienen los gremios la suficiente legitimidad y capacidad de convocar a los demás actores para darle un rumbo al tipo de turismo que queremos, nos conviene o deberíamos tener? ¿Será que tendremos que esperar que venga la Unesco o la Organización Mundial del Turismo a decirnos lo que sabemos que tenemos que hacer?

¿No creen los señores concejales que les compete una enorme responsabilidad en los vacíos y caos que hoy tenemos, tanto en el Centro Histórico, en las islas, como en la Zona Norte? ¿No será que Corpoturismo ya se agotó como modelo o nunca tuvo las capacidades y herramientas, para direccionar la actividad que hoy avanza a ciegas y sin rumbo?

Lo que han hecho otras ciudades, algunas grandes y otras más pequeñas, es fácil saberlo, solo es mirar la forma como desde las administraciones y los concejos asumieron el liderazgo, en unos casos dirigidos, en otros acompañados por los gremios del sector, para transformar la estructura institucional del turismo y ya hoy vemos lo que está sucediendo con las ciudades del Eje Cafetero, con Cali, Barranquilla y Medellín por ejemplo.

Los hechos recientes, además de todos los abusos, atropellos, atracos, microtráfico... denunciados casi todos los días en el Centro Histórico nos indican que nos estamos acercando a puntos críticos, tal vez de no retorno.

Si a ello le agregamos que nos acercamos a niveles de afluencia de visitantes similares a los del 2019, que de acuerdo con distintas fuentes será superior de aquí a diciembre, el panorama se hace más crítico. Parodiando al Chapulín Colorado, “quien podrá defendernos”.

*Sociólogo.

Ver más de




Más noticias