<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

En primera: ¡Petro Presidente!

En cuenta regresiva el reloj acerca al trascendental momento en que las mayorías de Colombia votaremos por el cambio que ofrece el Pacto Histórico de Gustavo Petro y Francia Márquez, la energía pluralista que, desde la opción de los pobres, institucionalmente triunfante, gobernará para el pueblo, expandiendo la democracia, la independencia, la justicia social y la paz.

Asistimos mañana al largo, doloroso, luchado y amoroso parto de lo nuevo, confiados y confiadas en la solidez del acumulado liderazgo y de la mayoritaria voluntad colectiva, para sin retaliaciones, gobernar para todos. La oferta es la de derrotar a los causantes del hambre, las violencias y ser potencia de la vida.

Su voto contribuirá a derrotar el poder autoritario de la oligarquía: grupo que detenta privilegios, negocios financieros y contratación estatal; también el de los expresidentes y la clase política adueñada del Estado. Beneficiarios y soportes históricos del violento régimen, con miedo o fobia acusan a Petro de dictador, lo que no fue en Bogotá como alcalde. Desde su burbuja, cómodos y protegidos, capaces de todo, no admiten el derecho a la diferencia, son excluyentes y racistas, les indigna que Petro gobierne y Francia sea su vicepresidenta.

No entienden junto con otros sectores, que para Petro y el Pacto Histórico la democracia es un medio y un fin. Que el triunfo de mañana es una invitación a todos a lograr en el tiempo por venir, un acuerdo sobre lo fundamental que contribuya al fortalecimiento del Estado Social de los derechos consagrados en la Constitución del 91.

Cambiar es contagiarse de nuestra mística para, hermanados, comprometernos a vencer los males que carcomen: el abuso de poder, el egoísmo, la violencia, la corrupción, la contaminación, la deforestación y la concentración de la riqueza.

Se asustan cuando Petro ofrece democratizar para, sin expropiar, potenciando a la mujer, desarrollar el campo cuidando el agua; produciendo seguridad alimentaria, generando empleo, educación y bienestar. Cuidar la tierra fértil y frenar la ampliación de la frontera agrícola, reforestar y proteger la biodiversidad.

Para asustar a las clases medias y los indecisos con la pérdida del confort, lo satanizaron de comunista. El M-19 fue socialdemócrata y lo que Petro plantea es desarrollar un capitalismo democrático, humanista.

Manipulan al elector al decir que de ser elegido seremos como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua y que restringirá las libertades públicas, estatizando las empresas.

Se burlan de la inocencia de la gente: las tres naciones tienen historia y la activa participación de las fuerzas armadas, su réplica en Colombia es impensable.

El desmonte de privilegios se ganará con debates en un Congreso renovado, liderando el cambio también se visualiza un Gobierno diligente al servicio de la gente, no de los negocios.

Comprometido con la transición energética mañana elegiremos un líder ambiental que dijo no al fracking y anunció que, en cumplimiento del compromiso de descarbonizar, no autorizará más exploración petrolera. Con la multitudinaria pasión popular ¡Petro Presidente!

Ver más de




Más noticias