<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El Club del 30%

Ser mujer viene con un gran reto implícito de balancear nuestros roles con las expectativas constantes de la sociedad de mantener un equilibrio entre ser madres, ejecutivas, esposas, ciudadanas y de pensar en nosotras mismas como mujeres.

Si bien nuestro rol ha evolucionado y hemos ganado terreno en muchos sectores económicos, considerándonos piezas fundamentales en la sociedad y promotoras del cambio al tener la posibilidad de explorar nuevos roles, aún debemos seguir trabajando por esa equidad de género, liderazgo y participación.

Recientemente en Colombia se lanzó El Club del 30%, una iniciativa que nació en el Reino Unido buscando un mínimo del 30% de representación femenina en las juntas directivas de las empresas con mayor importancia en la Bolsa de Valores de Londres. Actualmente, existen 14 capítulos a nivel global y en Colombia contamos con uno de ellos.

En nuestro país, se trata de una iniciativa privada que busca impulsar la participación femenina en los más altos niveles de gobierno corporativo. Aunque hay grandes avances de las leyes alrededor del bienestar de la mujer y equidad de género, aún hay muchos desafíos. Nos encontramos con niveles cercanos a la media mundial con el 17.5% de mujeres en juntas directivas y por encima de la media regional, del 7.9%.

Algunos estudios sugieren que con una inclusión de al menos el 30% de mujeres en juntas directivas, mejoraría el Retorno de la Inversión -ROI- entre el 8% y el 13%, incrementarían los retornos de los flujos de caja en un 4% y el crecimiento de las ventas en un 8%. Inclusive, se habla de duplicar estos porcentajes si el balance es del 50%. Adicionalmente, las empresas con mayor representación femenina tienden a tener políticas de recursos humanos más inclusivas, mayores niveles de transparencia, mejores estándares sociales y ambientales, y una mejor comprensión de sus audiencias y públicos de interés.

En esta época de asambleas empresariales, deberíamos apoyar esta gran iniciativa que promueven diversas mujeres líderes del país: el Club del 30%. Y por qué no, incentivamos también a que más empresas se unan a esta tendencia tan significativa de incrementar el número de mujeres en sus juntas directivas.

El objetivo es lograr la cuota mínima de participación femenina del 30% para el 2026 a través de tres puntos clave: Activar a los altos directivos; Influenciar a quienes tienen el poder para incentivar el cambio; y habilitar a las líderes del futuro. Teóricamente sonaría a que podríamos acercarnos rápidamente al resultado esperado, sin embargo, sabemos que esto es un gran desafío que solo podemos lograr con el trabajo conjunto público-privado, políticas públicas que mejoren las condiciones laborales de las mujeres y que cierren esas brechas históricas para la reivindicación.

Ver más de




Más noticias