<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Abstención

Que la democracia en el mundo está en crisis, eso ya nadie lo discute. Pero que exista un mejor régimen de libertades democráticas, tampoco se pone en duda. Una monarquía, autocracia y dictadura no cabe en la cabeza de nadie.

La república como entidad institucional que refleje la totalidad de un país con sus regiones, es un patrimonio urgente de preservar, so pena de volverme monotemático, insisto que los partidos políticos de todo tipo de color y tendencias, tienen una obligación con la historia colombiana, y es el hecho de tener que fortalecerse.

Uno de los problemas de nuestra democracia, como la que está pasando en Chile, es que un porcentaje a veces muy pequeño está decidiendo por todos nosotros. ¿Que existen razones para la abulia electoral? Sí. Por supuesto que existen motivos para no salir a votar, a medida que van mejorando algunos estándares sociales más inconformidad, esta misma razón exige votar. Esa población que va a ascendiendo y que ve las oportunidades más lejanas en su propia generación, hay que hablarle y concretarle soluciones. Pero, no se puede decir que no se ha construido. Los indicadores en los últimos 100 años lo demuestran.

Así como es obligatorio que los partidos se fortalezcan, se limpien de todo tipo de corrupción y que generen propuestas para un futuro mejor; así, también nosotros los ciudadanos debemos empoderarnos con el ejercicio electoral del voto.

La abstención es el candidato a derrotar. Aquella persona que va a ser presidente de la República, sepa que todos los colombianos votamos sea por uno u otro candidato, pero que el mandato sea contundente. En un ejercicio inverso, ya Saramago en su “Ensayo sobre la ceguera” se imaginó un día electoral en que nadie salió a votar. Es en ese momento cuando decimos: nadie sabe el valor de las cosas, tan solo cuando no las tiene más.

En esta justa electoral, para mi gusto con muchos tropiezos y prácticas odiosas, de muchas mentiras y lanzamientos de ideas contradictorias hasta de un mismo candidato que seducen a algunos, un día dice una cosa y el día siguiente dice lo contrario, necesitamos la fuerza contundente de salir a votar. No podemos premiar falacias y engaños, mucho menos que quien llegue al poder gobierne sobre la base de divisiones irreconciliables.

El país necesita saber que quien llegue va a gobernar para todos, independientemente de su posición política. Los colombianos no somos como un carro o un tractor que se deba manejar como si se metieran cambios. No, por Dios, somos una población que necesita urgentemente derrotar la pobreza con seriedad y con programas realistas y realizables. No con máquinas demoledoras.

Por eso, en mayo y junio la consigna es: votar y derrotar la abstención por mucho fastidio que se tenga. Es la república la que peligra.

Ver más de




Más noticias