<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Salvador Ramos, una consecuencia de los trastornos en adolescentes

El autor de la masacre en una escuela de Texas (Estados Unidos) había sido víctima de matoneo. Hay opiniones divididas en redes sociales.

Salvador Ramos, el nombre que está en boca de todos luego de la espantosa noticia del pasado martes 24 de mayo. El joven de 18 años fue abatido cuando la policía intentó arrestarlo a consecuencia del asesinato de 19 niños y 2 maestros en una escuela de la ciudad de Uvalde.

Las opiniones sobre lo sucedido son tema de debate en redes sociales. Hay quienes reprochan los ocurrido, mientras que otros muestran su empatía al tratarse de un tema complejo que compromete problemas de salud mental en adolescentes.

El joven había sido víctima de ‘bullying’ en la escuela, atravesaba dificultades en el hogar y ya tenía un historial de autolesiones. En sus redes sociales había dejado muchas pistas, señales que de ser identificadas a tiempo evitarían el trágico desenlace que todos conocemos.

En su cuenta de Instagram podían verse fotos de un joven con aspecto sombrío, con el cabello largo y los ojos cerrados. En sus historias había publicado fotos de dos rifles semiautomáticos de asalto y un cargador de pistolas de plástico. La cuenta de Instagram fue eliminada de la red luego de lo sucedido.

Declaraciones cercanas al joven

La prima de Ramos, una joven llamada Mía, cuenta que su primo era tartamudo y lo molestaban por la forma en que decía algunas palabras, hasta el punto de hostigarlo en los primeros años de escuela secundaria. “Fueron varias las ocasiones en que Salvador le decía a la abuela que quería desertar de la escuela”, declaró Mía para The Washington Post.

Stephen García, un amigo de Ramos, confirmó la situación de matoneo escolar. “Lo acosaban mucho, mucha gente lo hostigaba”, recordó que Ramos una vez se cortó la cara “solo por diversión”.

Algunos medios estadounidenses también mencionaron las peleas entre el joven y su madre, quien según consumía drogas. Los enfrentamientos eran tan fuertes que la policía tenía que acudir en ocasiones.

¿Qué pasó con la abuela?

La primera víctima del ataque realizado por Ramos fue su abuela. Según relató un familiar, la señora recibió 10 impactos de bala tras oponerse a que se llevara a cabo la matanza.

“Todo comenzó en la casa de ella, cuando el muchacho quiso salir con todas las armas y ella trató de pararlo, él se volteó y comenzó a tirarle a su abuelita, le tiró, la tumbó y todo, le tiró como ocho, nueve balazos”, describió el familiar.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas notificó que la mujer de 75 años fue trasladada a un centro médico de San Antonio. Ingresó en estado crítico. Hasta el momento los funcionarios de atención médica no proporcionan detalles al respecto.

Cuentas falsas creadas con su nombre

La noticia le ha dado la vuelta al mundo, en estos casos es muy normal que las búsquedas en redes sociales aumenten. Lo alarmante es el hecho de que ya estén creadas páginas con el nombre de Salvador Ramos y su foto de perfil.

La salud mental en adolescentes acosados en Estados Unidos

Los problemas de salud mental has sido denominados comunes en Estados Unidos. El acoso, los enfrentamientos y atentados en centros educativos son un problema que tiene historias desde tiempo atrás.

Hacía más de 20 años, 2 adolescentes víctimas de “bullying” en una escuela de Columbine, Colorado, asesinaron a 13 personas y luego procedieron a quitarse la vida.

En 2007, un adolescente con problemas mentales mató a 32 personas en el Instituto Politécnico del estado de Virginia. En un video registrado en el momento del ataque, el joven se refirió a los tiradores de Columbine como “mártires”.

Son situaciones que se asocian, y que tiene un problema en común, adolescentes que inician como víctimas, y finalmente pasan a ser los victimarios.




Más noticias