<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Presidente del BID estaría en aprietos por “romance prohibido”

Mauricio Claver-Carone atribuyó la denuncia a una “campaña política y mediática anónima” espoleada por el personal del banco.

Mauricio Claver-Carone criticó el martes la investigación en su contra por supuestamente haber tenido una relación íntima con una empleada, al considerar que la indagación no cumplió con los estándares internacionales de integridad.

No obstante, el responsable del organismo subrayó en un comunicado que apoyó y participó en esta investigación “sin precedentes” que, según él, “no corrobora las acusaciones falsas y anónimas” que se hicieron contra él o el personal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la prensa.

Según publicaron algunos medios en abril, el BID estaba planeando contratar una empresa externa para investigar a Claver-Carone, tras una denuncia en su contra después de haber mantenido, supuestamente, una relación íntima con una empleada, incumpliendo el código ético del banco.

Este jueves, el directorio ejecutivo del BID recomendó destituir a Claver-Carone tras el escándalo.

En su día, Claver-Carone atribuyó la denuncia a una “campaña política y mediática anónima” espoleada por el personal del banco.

La agencia Reuters publicó el martes, citando a dos fuentes al tanto de la investigación, que las pesquisas independientes, llevadas a cabo por una empresa externa y motivadas por las denuncias de un informante, han hallado pruebas de que el presidente del BID tuvo una relación íntima con una empleada.

En su comunicado, Claver-Carone se quejó de que “es la primera vez en la historia de cualquier banco multilateral de desarrollo que esta clase de proceso se lleva a cabo” y tachó la investigación de “arbitraria sin ninguna denuncia formal”.

Afirmó que la investigación “ha violado repetidamente” las reglas de ética del banco.

“Ha planteado prácticas seriamente cuestionables, incluida la manipulación, la distorsión y el uso consciente de información que se ha comprobado que no es confiable para predeterminar un resultado en lugar de presentar una revisión justa e imparcial”, dijo.

Pese a ello, Claver-Carone aseguró que ha cooperado “plenamente” sin renunciar a sus “derechos constitucionales”.

Según Reuters, los hallazgos de la investigación, que duró meses y ha sido llevada a cabo por la firma legal Davis Polk, fueron presentados el lunes a los directores del BID.

Los 14 miembros de la junta directiva del BID revisaron el informe ayer y se reunieron de nuevo este martes para evaluar los siguientes pasos a adoptar, indicaron las fuentes citadas por esa agencia.

Claver-Carone subrayó en su nota que ni él ni ningún otro miembro del personal del BID ha tenido la oportunidad de revisar el informe final de la investigación, responder a sus conclusiones o corregir imprecisiones, “en contravención clara y directa con las reglas de éticas” del organismo.

Claver-Carone, estadounidense de origen cubano, fue elegido para encabezar el BID en septiembre de 2020 a propuesta del entonces presidente estadounidense Donald Trump (2017-2021).




Más noticias