<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Muere el hombre que recibió el primer trasplante de un corazón de cerdo

David Bennett, que había recibido el corazón de un cerdo genéticamente modificado, falleció dos meses después de la intervención.

David Bennett, de 57 años, tenía una condición cardiaca que eventualmente causaría su muerte, estaba conectado a una máquina de bypass que lo mantenía con vida, pero no era apto para el trasplante de un corazón humano, así que los especialistas de la Universidad de Maryland le propusieron hacer parte de un tratamiento experimental. Consistía en el trasplante del corazón de un cerdo, que había sido genéticamente modificado con este fin. Lea: Realizan primer trasplante de corazón de cerdo en humano

Bennett accedió por sus escasas alternativas y, aunque el tratamiento parecía exitoso, falleció. Todavía no son claras las causas de su muerte, pero los médicos que lo trataron están estudiando las posibles causas.

El procedimiento al que se sometió Bennett se llama xenotrasplante. Se trata del cultivo de órganos en animales domésticos, cercanos a los humanos. Aunque esta siempre ha sido una inquietud de la medicina, solo ha podido avanzar gracias a la edición genética y la clonación (más fáciles en la actualidad), que permiten un mayor control de los órganos de los animales y podría garantizar que el cuerpo humano no los rechace. Una esperanza para los pacientes que ven alteradas sus vidas por fallas en sus órganos, y dependen de un trasplante para recuperarse.

El cerdo es el animal que tiene las condiciones más favorables para estos tratamientos porque sus órganos alcanzan el tamaño de los humanos a los seis meses. Sin embargo, es necesario modificarlos genéticamente, para garantizar la compatibilidad de los órganos y células, para su adaptación a los nuevos cuerpos.

Las células pancreáticas de cerdos ya han sido utilizadas en el tratamiento de pacientes diabéticos, y estos animales también han sido utilizados para cultivar injertos de piel.

Bennett no logró salir del hospital en ningún momento después de su cirugía, pues era monitoreado permanentemente. A pesar de lo sucedido, el procedimiento se considera un avance en este campo de la medicina, pues el corazón de cerdo logró responder en un primer momento al trasplante y funcionar durante dos meses.

Ya se había hecho procedimientos similares, con otros órganos, en otros animales y cuerpos humanos con muerte cerebral. En los animales fueron exitosos, pero en los cuerpos humanos solo había funcionado por pocos días en los receptores, reportó Roni Caryn en The New York Times.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

El trasplante a Bennett fue polémico, pues The Washington Post reveló en su momento que había apuñalado a un hombre, hace 34 años, en un ataque de celos y lo había dejado paralítico, por lo que fue sentenciado a 10 años de cárcel y a pagar daños por más de tres millones de dólares, que según la familia de la víctima, no pagó.

En redes sociales se cuestionó la manera en que se seleccionaban las personas beneficiadas con estos tratamientos, a la luz de las preguntas que despiertan quienes no quieren vacunarse contra el COVID-19 y luego se enferman de gravedad por causa del virus. La conclusión de los médicos tratantes fue que su historia vital no condicionaba su necesidad.




Más noticias