<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Éxodo en Hong Kong por restricciones para frenar COVID

Tras el último rebrote de la variante ómicron, las autoridades contemplan un confinamiento masivo en todo el territorio.

Las autoridades hongkonesas no descartan un confinamiento masivo en la ciudad para atajar la actual oleada de covid, la cual ha provocado que cientos de residentes se planteen dejar la ciudad ante la severidad de las medidas tomadas.

“Las cosas se están poniendo cada vez peor y yo me voy de aquí. Estoy triste, pero al mismo tiempo feliz de dar el paso”, comenta la trabajadora bancaria Katie Cheung horas antes de embarcar rumbo a Melbourne junto a su hija de diez años.

Cheung, como muchos otros hongkoneses, ve con estupor cómo muchas tiendas están cerradas o que las estanterías de los supermercados estén cada vez más vacías ante las frenéticas compras de los últimos días para hacer acopio ante un hipotético confinamiento.

Éxodo en Hong Kong por restricciones para frenar COVID

“Llevo desde hace meses pensando en marcharme a Australia. Es duro. Mi marido tiene que quedarse en Hong Kong porque trabaja aquí. Si me voy, tendríamos que estar separados durante años hasta que obtenga pasaporte australiano. Pero estoy decidida, creo que mis hijos tendrán un futuro mejor en otro sitio”, asegura Cheung, de 42 años.

Al igual que ella, otros residentes están abandonando la ciudad -o piensan en hacerlo- en medio de un recrudecimiento de las medidas anticovid para combatir el último rebrote de la variante ómicron, que solo hoy dejó 32.597 nuevos casos.

Las medidas llegan a los espacios privados, donde sólo se pueden juntar ahora un máximo de dos familias, además de pruebas obligatorias de ácido nucleico o la imposición de un pasaporte de vacunación.

Desde que comenzó la pandemia, la ciudad ha registrado 238.000 positivos, más del doble que los 109.000 contabilizados oficialmente en la China continental.

LAS AUTORIDADES CONTEMPLAN UN CONFINAMIENTO MASIVO

La situación ha provocado que las autoridades contemplen un confinamiento masivo en todo el territorio, según afirmó este lunes la responsable de Salud, Sophia Chan, en contraste con las afirmaciones anteriores de la Jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam, quien negó que existiese tal plan.

Lam ha reiterado que la sanitaria hongkonesa es de “tolerancia cero” contra la covid, es decir, la misma que aplica Pekín y que implica medidas drásticas como confinamientos selectivos, campañas de test masivos y el cierre de fronteras para evitar nuevos casos importados del exterior.

Este confinamiento masivo podría comenzar el 17 de marzo y durar al menos nueve días mientras la población se somete a hasta tres pruebas de coronavirus, según la prensa local.

Además, la amenaza del confinamiento llega en un momento en que muchos países están relajando sus restricciones, otro motivo por el cual muchos residentes se plantean abandonar Hong Kong, golpeado en los últimos años por la inestabilidad política además de la pandemia.

La Ley de Seguridad que Pekín impuso en Hong Kong y las estrictas cuarentenas para entrar en la ciudad han provocado que decenas de miles de residentes ya se hayan ido, sea de forma temporal o de forma permanente: según el consultor David Webb, en febrero se produjeron 71.000 salidas más que llegadas a la urbe, el mayor éxodo a nivel mensual desde enero de 2020.

Y según la Oficina de la Unión Europea en Hong Kong y Macao, más del 10 por ciento de los ciudadanos comunitarios que vivían en la ciudad financiera se fueron de la ciudad durante el último año.

Éxodo en Hong Kong por restricciones para frenar COVID

TEMOR A ACABAR EN UN CENTRO DE AISLAMIENTO

Otra de las medidas que agobian a los residentes son las pruebas obligatorias de coronavirus que se realizarán en marzo a los 7,4 millones de residentes, dado que quienes den positivo serán enviados a hospitales o a instalaciones de cuarentena administradas por el Gobierno.

“Me da mas miedo quedarme en un centro de aislamiento que contagiarme con el virus”, ilustra Cheung.

Tampoco ayuda la decisión del Gobierno de adelantar al próximo mes las vacaciones de verano a los niños en edad escolar, algo que también ha frustrado a muchos padres.

“Es un dolor de cabeza constante vivir en Hong Kong y tener hijos que vayan a la escuela. No sabes si la escuela estará abierta o no, si la enseñanza será presencial o virtual o si las vacaciones empiezan en marzo o en julio”, comenta un padre de nacionalidad sueca que vive en la ciudad.

La situación ha provocado que los expatriados que viven en la ciudad hayan creado grupos de apoyo en Facebook en los que se discuten planes de salida: “¿Sabe alguien cuándo empezarán los test masivos? Quiero irme antes de eso”, comenta un usuario, mientras que otro pide consejos sobre guarderías en Tailandia, donde planea quedarse unos meses con su familia hasta que todo pase.

Ver más de




Más noticias