<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El G7 responsabiliza a Rusia de la crisis alimentaria y pide soluciones

Los ministros de Exteriores de estos países pidieron desbloquear los puertos ucranianos para dar salida al trigo de ese país.

Los ministros de Exteriores del G7 reiteraron este viernes su condena a la guerra de agresión a Ucrania, responsabilizaron a Rusia de la crisis alimentaria mundial y pidieron desbloquear los puertos ucranianos para dar salida al trigo de ese país.

En un comunicado tras una reunión en Berlín, en la que participan además en una conferencia internacional sobre la crisis alimentaria con representantes de otros países, los ministros recordaron que, además del bloqueo a los puertos en el mar Negro, Rusia está bombardeando depósitos de trigo e infraestructura agrícola.

Además, acusaron a Rusia de propagar una narrativa falsa y hacer una campaña de desinformación con respecto a las sanciones, que no afectan a los alimentos, por lo que los productos agrícolas rusos podrían llegar a los mercados mundiales.

Los ministros exigieron cesar del bloqueo de los puertos del mar Negro para permitir la exportación de alimentos y detener los ataques.

Además, expresaron su respaldo a los esfuerzos de la ONU por reabrir la ruta del mar Negro para cereales y el plan de acción de la Comisión Europea para crear una “Ruta de Solidaridad” para el transporte de grano por tierra.

Asimismo, los ministros reiteraron que Ucrania recibirá apoyo político y militar el tiempo que sea necesario y aseguraron además ayuda humanitaria y apoyo para la reconstrucción y la estabilización del país.

También ofrecieron apoyo a los países vecinos, en especial a Moldavia, especialmente afectados por el flujo de refugiados ucranianos.

La ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que luche de manera decidida contra el agravamiento de la crisis del hambre en el mundo. “Este año se necesitan más de 44.000 millones de euros, de los que solo se ha financiado la mitad”, dijo.

Baerbock calificó la situación como muy dramática, con unos 345 millones de mujeres, niños y hombres amenazados por la escasez de alimentos en todo el mundo. “Es una crisis de hambre que se acumula ante nosotros como una ola que amenaza la vida”, comentó. Algunas de las razones, explicó, no son nuevas y pueden remontarse al cambio climático y a las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

“Pero fue la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania la que convirtió una ola en un tsunami”, opinó Baerbock. “Rusia está utilizando deliberadamente el hambre como arma de guerra y está convirtiendo al mundo entero en rehén”, detalló.




Más noticias