<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Asalto suicida a un hotel de Somalia

Un terror se hizo explotar a las puertas del Hotel Afrik, en la capital, Mogadiscio, tras lo que otros asaltantes armados irrumpieron en su interior en una operación que continúa abierta.

Dos explosiones y múltiples disparos se escucharon este domingo en el Hotel Afrik de la capital de Somalia, Mogadiscio, después de que un hombre se hiciera explotar en la entrada del establecimiento. Según aseguró un testigo ocular a la agencia Efe, el ataque implicó a tres hombres que estuvieron sentados frente a la puerta del hotel todo el día, levantando las sospechas de los guardias de seguridad, que los vigilaron hasta que desaparecieron del lugar.

“Un vehículo en marcha explotó junto al control de acceso del hotel. La explosión nos impactó y un duro tiroteo siguió al estallido”, contó un tendero de la zona a Reuters. “La explosión hizo temblar al hotel mientras estábamos sentados dentro, reinó el pánico y la confusión”, dijo otro que consiguió escapar tirándose por un muro: “salté y corrí”, resumió.

En este momento el ataque aún no ha terminado y efectivos de la policía y de la agencia de inteligencia somalí, NISA, se encuentran inmersos en un enfrentamiento armado contra los atacantes. El portavoz policial Sadik Ali dijo que se había rescatado a mucha gente y que “debe haber víctimas”, pero que “la operación está en marcha y se informará más tarde”. Otras fuentes hablan de, al menos, siete heridos.

Aunque inicialmente ningún grupo terrorista reclamó el ataque, enseguida las sospechas recayeron sobre Al Shabab. La capital somalí sufre a menudo atentados de la organización, afiliada a Al Qaeda desde 2012 y que controla las áreas rurales del centro y sur de Somalia, país en el que busca instaurar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador). La radio de este grupo habló de una “operación de martirio” que se estaba llevando a cabo “por muyaidines en el Hotel Afrik” que alberga “oficiales del gobierno apóstata”. Posteriormente, el grupo afirmó haber tomado el control del hotel.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. Hoy mismo ocho niños han muerto en otro atentado en Golweyn, a 40 km de la localidad costera de Merca.




Más noticias