<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Son muchas las emociones que genera Jay Wheeler

Canciones que estuvieron en el listado pasado y que merecían tener una vida, el portorriqueño preparó un nuevo álbum cargado de emociones.

Han pasado algunos meses desde que esas emociones llegaron en forma de un extenso catálogo. Se trataba entonces del quinto trabajo discográfico del músico y productor portorriqueño Jay Wheeler, quien no ocultaba su entusiasmo ante otro suceso que estaba por llegar, las cuatro fechas confirmadas en el Choli, como suele llamarse en la isla al Coliseo José Miguel Agrelot.

Era demasiado para un escaso margen de tiempo, y allí reflejaba esa alegría incontenible, era lograr en esos dos procesos, el disco y los conciertos, el apoyo irrestricto de su público, quien lo ha acompañado a lo largo de su carrera.

Y como había para disfrutar y guardar, ahora regresa con más de esa sensibilidad que traduce en letras y melodías, por lo que decidió que el 25 de abril, día de su cumpleaños, sería el marco perfecto para lanzar “Emociones 1.5”, con esos temas que quedaron pendientes y que demuestran su versatilidad musical sin límites, allí se pasa fácilmente de la balada al trap, sin dejar olvidado el dance o el pop.

Aún me faltan muchas cosas por hacer, colaboraciones, una casa para mi mamá y casarme con una boda grande, además de mucha música”.

Jay Wheeler

El boricua ya había hecho adelantos de esa continuación melódica que viene a ser el álbum, porque se trata de temas que son muy importantes para él, marcaron momentos de su vida que ahora refleja y por eso siempre estuvo dispuesto a plasmar.

Al trabajar las emociones, indica, hay de todo, desde esos temas de despecho, hasta los más bailables, en definitiva, Jay Wheeler quiso que allí se consignara música para reír, llorar y en general disfrutar.

Son muchas las emociones que genera Jay Wheeler

Los sueños cumplidos

Con un cúmulo de vivencias que fueron adquiriendo fuerza en el transcurso del año anterior, el artista boricua guarda el mejor de los recuerdos de ese álbum que antecedió a este. Fortalecer su carrera era uno de sus propósitos y se cumplió en esas presentaciones que hizo en octubre pasado, rememora esas noches con su familia y amigos acompañándole y lo más significativo, no sólo cantó, se comprometió y marcó un nuevo rumbo que lo conmovió hasta el llanto.

Prepararlo fue toda una proeza, muchos temas debieron esperar este momento para sonar, y aunque había suficiente, también se tomó el espacio para crear canciones nuevas, donde abundan sonidos, tanto que él mismo no sabe en qué género ubicarla, sencillamente es la música que quiere presentar a su público.

Valora las oportunidades que la industria está brindando a los nuevos talentos y aunque en sus inicios todo fue más complejo, toda vez que debía “convencer” a una cantidad de personas, la actualidad se llena de las bondades de las redes que viralizan una canción hasta lograr su cometido.

El boricua ha trabajado para mantener un estilo, aun cuando siempre hace cambios, esa consigna la sostiene y advierte que se acopla a los ritmos que es donde se marca la diferencia en cuanto a la temática, amor y desamor se mantienen y es allí donde se le identifica como el romántico del género.

La evolución es constante en este proyecto, es notorio entre un álbum y otro, aunque para escribir no encuentra reparos en regresar al pasado para nutrirse de eso que lo ha identificado, también es muy proclive a interpretar lo que otro ha experimentado para escribir.

Las fortalezas del artista

La carrera de Jay Wheeler es más fácil de registrar en éxitos y reconocimientos que en años, un resultado que afirma se lo debe a su equipo de trabajo y en especial a un público que con constancia le ha demostrado que lo pueden acompañar por mucho tiempo, además de alivianar ese recorrido que se compone de exigencias.

En cuanto a las colaboraciones, un tema que es muy usual en la industria y que generalmente suma a los artistas vinculados, Jay se declara ante todo un fanático, partiendo de ese concepto se alista a la unión y es ahí donde aclara que si no es seguidor ferviente del otro artista y admirador de su trabajo, lo más probable es que esa colaboración no se consolide.

Si bien en estudio el trabajo de Jay Wheeler es esmerado para concluir en un buen producto, la presentación en vivo es una de sus fortalezas, ahí recurre nuevamente a las emociones, advierte. Las pausas, luces, los solos de instrumentos y el acople con la banda, se involucran en el show para dar más realce a lo que quiere transmitir, sabe que el público merece lo mejor y allí está él para darlo.

Siendo el dueño de muchos éxitos, aclara que no es poseedor de esa fórmula triunfal de la que tanto se habla. Entra a un estudio a trabajar, aunque también advierte que en ocasiones le tiene mucha fe a un tema y sabe que puede hacer algo, en pocas oportunidades le falla esa intuición, pero en general no es quien decide el curso de una canción, ese proceso se lo deja al público.

Son muchas las emociones que genera Jay Wheeler

Nuevas emociones

Volviendo al álbum, es menester resaltar que nueve temas lo componen y como la mayoría vienen del trabajo anterior, anuncia que aún quedan emociones por vivir, es decir, otras canciones están pendientes y posiblemente se integren en un siguiente disco.

Teniendo en cuenta la extensión del anterior, considera a “Emociones 1.5” pequeño, sin embargo, musicalmente lo siente grande, cumplir a su equipo y al público es su compromiso y ahí está reflejado.

Ahora vendrá gira, el show estará enriquecido con este nuevo material y aunque las fechas aún no están definidas, muchas horas de dedicación al proceso alistan la llegada a los escenarios, que en esta oportunidad incluirán a Colombia.

Más noticias