<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Nadie es eterno en el mundo: la curiosa historia del éxito de Darío Gómez

Así fue como un cementerio inspiró la canción que le dio fama mundial al Rey del Despecho.

En 1989, Darío Gómez era ya una el Rey del Despecho, el máximo exponente de la música popular en Colombia y uno de los más importantes en el continente. Pero faltaba todavía regalarle al mundo su obra más emblemática: ‘Nadie es eterno en el mundo’.

Meses atrás de escribir su canción más exitosa, Darío había regresado a su San Jerónimo natal a recorrer sus calles y reencontrarse con viejos amigos. Se sorprendió al saber que el cementerio que había prestado sus servicios fúnebres durante medio siglo había cerrado y que en ese mismo lugar cientos de familias construirían sus hogares. Lea aquí: Darío Gómez: esto es lo que se sabe sobre las causas de su muerte

“El alcalde de ese entonces decidió entregarles el lote a las personas más humildes del municipio para que construyeran sus casitas. Tras conocer el asunto, me reuní con un amigo a tomar unas copas y nos pusimos a reflexionar cómo decenas de personas, de familias, iban construyendo sus casas y sus vidas a medida que iban haciendo a un lado a los muertos. Ahí hablamos y entendimos lo efímero y frágil de la vida y la ingratitud de los vivos hacia los muertos”, dijo Darío Gómez en 2020 recordando aquel momento.

Darío Gómez falleció el 26 de julio del 2022 en Medellín, tenía 71 años.

Ese amigo se llamaba Luis Ernesto Gallego y en medio de las botellas vacías le aseguró a Darío que tras presenciar la insignificancia de la vida convertida en polvo y olvido podía escribir una canción memorable. “Sí, y se llamará Nadie es eterno en el mundo”, respondió el cantante a su amigo quien moriría cuatro meses después por problemas respiratorios.

“Nadie es eterno en el mundo” vendió más 60 millones de copias y lo catapultó a estrella internacional al cantar a dúo con Rocío Durcal y Vicente Fernández. Tito Rojas también la inmortalizó y en la cultura popular de América Latina es un himno infaltable sin importar las clases sociales. Lea además: Darío Gómez: lo que pasó el día en que mató accidentalmente a su papá

También fue telenovela
‘Nadie es eterno en el mundo’ también fue el título de una exitosa telenovela emitida y narraba la historia de por Caracol televisión entre 2007 y 2008. La telenovela, producida por Juan Carlos Villamizar, fue protagonizada por Adriana Bottina y Juan Pablo Posada y contaba la historia de Wendy Jiménez, una cantante popular cuyo ídolo era Darío Gómez. Ella “lucha por demostrarle al mundo que su talento está por encima de las adversidades. Rancheras, corridos, boleros y valses forman parte de la vida de Wendy, una joven que, pese a su origen humilde, lucha por ganarse un espacio como cantante y sueña con el amor de un hombre de la alta sociedad. En su camino, sin embargo, tropieza con personas que sólo buscan usarla o desprestigiarla, pero también con otras que valoran su esfuerzo”, dice la sinopsis de la telenovela.



Más noticias