<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

‘Mandíbula’ no murió por Alzheimer sino por otra complicación, ¿cuál fue?

Aunque la enfermedad lo fue deteriorando, hubo otra afección grave que terminó por llevarlo a la muerte. Te contamos más detalles.

El mundo de la televisión está de luto por la muerte de Marcelino Rodríguez, el popular ‘Mandíbula’, a sus 71 años, quien le sacó miles de sonrisas a los colombianos que no se perdían ni un solo episodio de ‘Sábados Felices’, programa de humor de Caracol Televisión. (Luto en la televisión: falleció Marcelino Rodríguez, el popular ‘Mandíbula’)

Aunque ‘Mandíbula’ falleció debido a complicaciones asociadas al COVID-19 que le afectaron bastante tu salud hasta el punto de tener que reanimarlo hace una semana, lo cierto es que el comediante venía sufriendo Alzheimer, enfermedad que lo fue deteriorando, hasta el punto de ya no reconocer a sus seres queridos y mucho menos a sus amigos más cercanos.

Pese a que sus recuerdos se mantenían intactos, su capacidad para hablar se había perdido, al punto que apenas puede balbucear algunas palabras.

El Alzheimer es uno de los tipos de demencia más comunes. Se trata de una enfermedad que produce un deterioro significativo en la memoria, el raciocinio y el comportamiento de quien la padece.

Se desconocen sus causas exactas y que no tiene cura. Sin embargo, sí existen medicamentos que ayudan a retardar la pérdida de las funciones cerebrales de quien la padece.

Ante los primeros síntomas de Alzheimer una de las cosas fundamentales que se debe hacer es mantener la calma, debido que al ser conscientes de que cuesta recordar ciertos hechos, el paciente tiende a sentir ataques de ira y cambios de personalidad. Expertos recomiendan realizar actividades para la memoria o establecer rutinas. (Alzheimer, el mal que alejó a ‘Mandíbula’)

Cabe recordar que ‘Mandíbula’ llegó en 1977 a ‘Sábados Felices’, convirtiéndose en el personaje más feo de la TV. “Siempre me gustó la vida artística. Cuando era pequeño no me gustaba la fonomímica, pero nunca pensé que llegaría al medio de TV porque es muy difícil. Después de tanto tiempo todavía me parece increíble”, aseguró en alguna entrevista.

Con su rostro monstruoso, una estatura de 1.82 y una mirada que cautiva y asusta a la vez, se convirtió en el feo más famoso del país. “La gente se preocupa por mi cara y eso es lo que me tiene comiendo”, decía.

Hoy el mundo despide a uno de los grandes de la televisión y el humor, quien seguramente hará reír también a los ángeles que lo esperan en el cielo.




Más noticias