<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La Oreja de Van Gogh lanza su álbum más personal

“Un susurro en la tormenta” es un álbum marcado por la esencia del grupo, el octavo de estudio y que tuvo un anticipo con “Abrázame” justamente cuando empezaba la pandemia y los abrazos empezaban a extrañarse

Como si el nombre del álbum fuera un tanto premonitorio para esta entrevista, una tormenta fue el marco en el que Xabi San Martín la concedió en nombre de la banda originaria de San Sebastián. El tecladista hizo gala de su buen humor y de su nuevo trabajo, “Un susurro en la tormenta”, título que aclara, estaba decidido antes de que se desatara esta desafortunada situación mundial.

El momento en que empezó a promocionarse el primer sencillo estuvo un tanto marcado por el confinamiento, sin embargo, ya la banda conformada por Leire Martínez, Haritz Garde, Xabi San Martín, Álvaro Fuentes y Pablo Benegas, ha tenido la oportunidad de interactuar y calmar la ansiedad de presentar el disco completo.

“Un susurro en la tormenta” se define como el disco más autobiográfico de la Oreja de Van Gogh. Según indica el músico, por primera vez han mirado más al interior de ellos para escribir las canciones, se basaron en sus propias emociones, más que ‘robarle’ a la realidad situaciones que pueden servir para plasmar en las letras, por eso advierte que le piden ‘clemencia’ a la crítica, toda vez que al hablar del disco, lo hacen de cada miembro de la banda y algo malo, va a doler.

La banda tuvo un tiempo prudente en medio de giras y compromisos para preparar este proyecto, al para, reflexionaron y el hecho de haber pasado de cierta edad, pasar el ecuador de la vida, conformar familia y tener hijos, los hace más introspectivos y tal vez en eso se basaron para crear esta pieza, redimiendo sensaciones para convertirlas en canción.

Un trabajo en equipo

La Oreja de Van Gogh tiene cinco integrantes, y todo lo que se hace pasa por sus manos, pero lo cierto es que en las letras, Pablo lleva peso mayor y Xabi se encarga más de la música, aunque todos intervienen en el producto final, se definen como una personalidad abstracta con discos heterogéneos y algo esquizofrénicos, advierte el tecladista.

Eso de ser cinco les ha gustado desde sus inicios; si bien las victorias se comparten y las multiplican, las derrotas se dividen entre los cinco y tienen menos peso, algo que también se aplica financieramente cuando de seccionar las ganancias se trata, sin embargo se mantienen muy unidos.

Xabi, como ya lo aclaró, se encarga de la parte musical de la banda, aunque en este álbum se unió a Leire para entonar “Durante una mirada”. Nuevamente se ampara en su buen humor para aclarar que aún se avergüenza y no quiere ver mucho el video, porque pensó en un dueto para el tema, tal vez con una súper estrella tipo Juanes, pero el voto del resto del grupo le entregó a él esa responsabilidad y así quedó.

Las giras son inherentes a un nuevo trabajo discográfico, toda vez que requiere de presentación ante un público. “Un susurro en la tormenta” aún no resuelve ese interrogante, aunque en España ya hay algunas medidas para la realización de espectáculos, que al final llevan al público a vivir una experiencia nueva en medio de gran seguridad. La idea de las ciudades grandes es poder hacer algo en diciembre y tal vez la Oreja de Van Gogh se sume, pero la gira internacional, donde Colombia se incluye tendrá que esperar nuevas disposiciones que serán el próximo año.

La banda viene de la exitosa gira “Planeta imaginario”, entonces ahora sueñan con un recorrido grande, donde se celebre el nuevo disco, los más de veinte años de carrera y a disfrutar por completo el escenario, indicando que el virus debe ser golpeado y que gane la música.

La Oreja de Van Gogh ha tenido una buena evolución en sus dos décadas, su historia de canciones y discos se funde con la propia, son amigos de toda la vida, han aprendido juntos, vivieron unidos el primer noviazgo serio, luego ser padres y literalmente conforman un matrimonio. En los primeros discos hablaban de los amores nacientes, ahora se van al amor con más aristas, es más complicado, pero con esas diferencias entre lo que realmente apetece y lo que no.

A manera de ver de Xabi, en este disco han sucedido cosas increíbles, parece escrito para lo que iba a acontecer. Primero se lanzó “Abrázame”, cuando no nos podíamos tocar, ahora el título es otra casualidad, pero al final, la conexión de los puntos la hace el público, eso suele suceder en la música, se le van buscando enlaces y los artistas no rompen la ilusión de lo que alguien encontró al escuchar una canción.




Más noticias