<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Flora Martínez se aburrió y no aceptará más desnudos en las pantallas

La actriz suma 30 años de carrera artística y debuta como directora de la película ‘Itzia: tango y cacao’.

El reto de protagonizar su nueva película fue representar a una mujer con discapacidad auditiva, que no solo se perfila como el mejor personaje de su carrera, sino como su debut como cineasta.

“Estoy feliz porque no solamente pude hablar desde el personaje, sino desde toda la historia, como directora. Estudiar ese mundo, con la sensibilidad de Itzia que permea la película, es muy importante. No me hubiera bastado con hacer un personaje, sino que hacía falta toda una visión”, declaró Martínez. Lea aquí: Flora Martínez estrenó su película ‘Itzia, Tango & Cacao’

Alejarse de las pantallas fue una necesidad para su salud mental, puesto que estaba cansada de hacer papeles de drogadicta, sicaria o prostituta. Después de 30 años en la industria, Flora manifiesta que se toma su tiempo antes de aceptar un papel, sobre todo si los papeles incluyen quitarse la ropa, como lo hizo en ‘Rosario Tijeras’ y ‘Soplo de vida’, tema que no tiene que ver ni con el pudor ni con la edad.

“Sentí que explotaron mucho esos momentos de desnudez, esa exposición ayudó a sexualizarme”, comentó y expuso que es lo único de lo que se arrepiente de su trabajo. Lea aquí: Entre tango y cacao, Flora Martínez debuta como directora

“Creo que el sexo es divino, pero es algo íntimo y cabe dentro de una historia, pero si lo único que la sostiene es eso... Claro, hay historias de historias, Nueve semanas y media, por ejemplo; pero hablo desde mi experiencia. Tal vez hubiera restringido más todas las partes de desnudos. Me hubiera protegido más porque una cosa es el sexo y otra el erotismo; es más, me encantaría hacer una película erótica para dejar claro que no es necesario mostrar tanto”.

Para la actriz, el tema de la desnudez pasa a un tema más emocional: el alma. Por eso, ‘Itzia: tango y cacao’ es una producción que protege debido a que lo dejó todo, dado que la mujer con discapacidad es la heroína de la historia en medio de un entorno rural. Lea aquí: Flora Martínez se cansó de ser drogadicta, sicaria o prostituta

“La gente no va a ver las producciones nacionales porque las películas se volvieron monotemáticas y solo tratan de narcotráfico, violencia o prostitución. Me aburrí de eso”, sentenció.

Más noticias