<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¿En qué anda Patricia Ercole?

Aprendiendo a manejar la nostalgia, la actriz retoma un poco su dinámica en proyectos que quedaron pendientes y otros que la apasionan.

Con la televisión colombiana hay familiaridad. Muchos de sus personajes parecen tan cercanos que sin haberlos tratado personalmente, se conocen de toda la vida, igualmente existen dinastías que a fuerza de talento y entrega forjaron una historia dentro de la misma que difícilmente se pueden olvidar.

En diciembre pasado partió la gran actriz Raquel Ercole, una de las pioneras de la pantalla chica en el país, una matrona innegable de la actuación, de las que tuvieron la responsabilidad de poner a esa industria en el lugar que hoy ostenta. A ella se le tendrá siempre un lugar especial y la recordación inmediata de personajes que van a perdurar en el tiempo.

Con su esposo, Lizardo Díaz, mejor conocido como “Felipe” del dúo costumbrista “Los Tolimenses”, conformó una familia que si bien no toda se integró al mundo cultural y del entretenimiento, dejó huella con su hija Patricia, quien a la postre tomaría el apellido materno como una identidad en su trasegar artístico.

Trabajar en técnicas que generan estabilidad física y emocional es otro de los procesos que cumple en este regreso a Colombia.

Cuando se habla de Patricia Ercole se tiene en cuenta a la actriz, también la bailarina y en general a la mujer comprometida con el arte desde muchos frentes, incluyendo el ejercicio, la meditación y la capacitación que ofrece a muchas personas que buscan reconciliarse con su propio ser.

Sus reconocimientos son propios, sin embargo, hace algún tiempo no se le ha visto involucrada en algún proyecto televisivo, por lo que surge el interrogante sobre su vida, planes a corto plazo y si está en el país, porque es sabido de sus largas temporadas en Europa, donde también trabaja.

Con su mascota Mía, lleva a cabo recorridos que le recargan de energía. FOTO ANDRÉS REINA
Con su mascota Mía, lleva a cabo recorridos que le recargan de energía. FOTO ANDRÉS REINA

Un alto en el camino

Al marcharse súbitamente marcha su madre, Patricia tuvo una especie de freno en su vida, eran amigas y compañeras con tantas cosas en común, que la ausencia se hizo más fuerte, y en medio de esa situación y la complejidad del duelo le cambió la dinámica que hasta ese momento regía su existir.

Ahora, cuando avanza el proceso de recuperación, tiene para sí la belleza de los recuerdos, de lo compartido, pero también surge la necesidad de focalizar su presente, por lo que ha decidido retomar un proyecto en conjunto que tenían y que se denominó “Pombo Magazine”, una serie transmedia de cuatro productores independientes entre Nueva York, México, España y Colombia.

Bajo la dirección de Alejo Correa, las grabaciones de esta serie interactiva se iniciaron en marzo, dando nuevamente presencia a Patricia ante las cámaras, porque si bien pocos saben que es bióloga y ha ejercido su carrera, la actuación es una pasión que la acompañará siempre.

Y retomando su faceta de bailarina, sobre todo por el momento que vive, donde juegan mucho los estados de ánimo, ha decidido desarrollar junto a Jaime Otálora un proyecto de danza teatro, donde habrá un dramaturgo con el que ya está planificando, sin embargo, esto será para el próximo año.

Patricia en prácticas en su estudio de Gyrotonic. FOTO CORTESÍA
Patricia en prácticas en su estudio de Gyrotonic. FOTO CORTESÍA

Otros objetivos

Más planes se suman al retorno de Patricia y tienen que ver con la dedicación que mantiene en su estudio de Gyrotonic y Gyrokinesis, método que ha adoptado y para el cual se ha preparado a fondo en sus técnicas. Las mismas son prescritas para aumentar la movilidad articular, mejorar postura, flexibilidad, entre otras, toda vez que en general es trabajo y consciencia corporal, de esta manera ayuda a deportistas, bailarines y maneja rehabilitación si se hace necesario.

Es consciente de que al existir movimientos muy fuertes en la vida de una persona, obligatoriamente debe replantearse lo que seguirá en adelante y eso es lo que está haciendo. Su presencia en Colombia estaba muy ligada a su madre, toda vez que al perder a su papá, ella era quien estaba para asistirla.

Afirma que de momento no hay decisiones muy drásticas, pero como Europa se le hace tan familiar, no descarta una partida, tampoco la asegura y prefiere dejarse llevar en el día a día, al aquí y ahora, al tiempo que perfecciona estas técnicas que son valiosas tanto para ella, como para quienes le piden intervención por temas de salud o simplemente para adaptarlo a su estilo de vida.

A nivel de arte se proyecta en otros temas y adelanta conversaciones para darle continuidad a ese valioso trabajo que se denomina “Diosas de Colombia Art”, y que se ha presentado con éxito fuera del país.

Con la certeza de que el momento vivido es lo que se tiene, la actriz y bailarina ha dedicado mayor tiempo para compartir con la familia y los amigos, son ese soporte que le da vitalidad y la impulsa a persistir en sus propósitos.

Como actriz, y en esta etapa de la vida donde se ha consolidado en ese oficio, Patricia Ercole aguarda un personaje que no tenga que ver con su personalidad, más aun cuando es muy común que se le tienda a encasillar en un rol. Esta madurez le da el aval para descubrir facetas nuevas, más allá de lo que ha encarnado, sin tener un personaje específico.




Más noticias