<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Eduardo Pérez, en el juego de la actuación

El actor antioqueño ha estado en importantes producciones, también tiene su faceta de modelo y aunque no la explota regularmente, no la descarta porque es un buen ingreso económico.

Una incursión exitosa no todas las veces garantiza que la carrera continúe en la misma línea, sin embargo, para el actor Eduardo Pérez, los proyectos de gran trascendencia no se hicieron esperar y hoy hace parte de producciones que salen del plano nacional.

El joven paisa tuvo su debut en series juveniles, se ajustaban perfectamente a su edad, dándole la oportunidad de ingresar de lleno a la televisión y a la vez empezar a acumular recorrido en la carrera, que a hoy, sin contarse en años, se muestra extensa.

Su primer proyecto fue “Chica vampiro” para el canal RCN, a su manera de ver y con agradecimiento, lo ve como el más exitoso que ha hecho, toda vez que se vendió a muchos países, se programó gira internacional que incluso llegó a Europa y por ser un musical, sumó conciertos.

Esta carrera merece entrega y disciplina, algo que debemos aprender los actores más jóvenes”

Eduardo Pérez

Eduardo afirma que su pasión por la actuación lo ha proyectado hacia producciones donde le exijan mucho histriónicamente y en eso “El cartel de los sapos: El origen”, le ha permitido demostrar esa capacidad y preparación, por cuanto se trata de personajes que incluso tienen referencia en el imaginario colectivo del país.

Hace poco estuvo vinculado al elenco de “Enfermeras”, allí caracterizó a Nicolás en esa exitosa tercera temporada, donde afirma aprendió mucho y creció como actor, porque aprender a desenvolverse como médico y mostrarse creíble con sus términos y actitudes, le llevó su profesión a otro nivel.

Los retos de un personaje conocido

Llevar a la pantalla a un personaje real tiene sus pros y contras, más aun si se trata de alguien conocido y que de alguna manera está vinculado a la historia reciente del país, donde la documentación sobre el mismo está a disposición permanente en noticieros, periódicos y el diario acontecer de las regiones donde han influido positiva o negativamente, allí el reto es mayor para cualquier actor.

En el caso de “El cartel de los sapos: El origen”, la ficción se ha entrelazado con una realidad que recorre Colombia en todos sus puntos, y a Eduardo le ha correspondido encarnar a Hugo De la Cruz, un poderoso narcotraficante del cartel de Cali, quien en ese orden de ideas corresponde a Helmer “Pacho” Herrera, muy cercano a los hermanos Rodríguez Orejuela, protagonistas de esta trama oscura del país y que en esta serie aparecen como los hermanos Villegas.

La investigación por parte del actor ha sido constante desde cuando se apropió del personaje, toda vez que en la historia real es quien invita a los hermanos a entrar al negocio del narcotráfico, sabiendo que eran personas que amasaron su fortuna con hechos ilícitos.

Se trataba de un hombre sin escrúpulos, cubriendo siempre su homosexualidad y aunque galante, no ocultaba las excentricidades propias de un nuevo rico, entonces ese papel resultó otro desafío para Eduardo, quien debió imprimirle el alma de un narco sin hacer imitaciones, por tanto empezó de cero con la libertad de crear a ese hombre que se imaginaba. “El trabajo del actor consiste en hacer cada personaje creíble, ahí está el talento, es el juego de la actuación”, afirma.

Pérez también tuvo especial participación en “La reina del sur”, otra trama que ha interpretado la historia reciente, lo que pasa y ha pasado en Latinoamérica, pero que tiene audiencia porque en buena medida el público busca enterarse de esos relatos que despiertan morbo e interés, y que no se pueden ocultar.

Las plataformas, un mar de oportunidades

Desde su conquista de la pantalla chica, Eduardo Pérez ha hecho parte de importantes títulos en las plataformas de streaming que han revolucionado la forma de ver televisión, lo mismo que la manera como llegan las propuestas de trabajo para los actores.

En su opinión, el cambio ha sido favorable, el solo hecho de hacer que el televidente cuente con el producto y pueda acceder al mismo en el momento que lo considere, sin ceñirse a horarios y fechas, es parte de ese avance de la industria que cada vez ofrece más oportunidades a los actores, por el cúmulo de producciones que se registran en esas plataformas.

El colombiano goza de un buen físico, que si bien no debe ser un rigor para un actor, ayuda a que más papeles giren su atención y se centren en su talento, entonces afirma que dentro de todo lo que ha interpretado, aún no ha llegado la personificación que sueña, que es un superhéroe, y aunque no cree que en el país se gesten ese tipo de historias, no descarta que internacionalmente pueda hacerlo luego de que con “Chica vampiro” abriera muchas puertas.

Por un papel que haga un buen aporte a su carrera, Eduardo estaría dispuesto a someterse a cambios físicos, afirma que el juego de la actuación es exigente y en la transformación está parte de esa dinámica que identifica a los actores.

El aprendizaje es su bandera, y en ese sentido valora la posibilidad que ha tenido al trabajar con figuras consagradas de la actuación. “Los actores de la vieja guardia la tienen clara, no solo en preparación, conocen el movimiento de la industria y en un set se les nota toda esa sensatez, y lo que hago es aprovechar que estoy a su lado para recibirles consejos”, indica.

El teatro y el cine llaman su atención, este último ya se ha involucrado en las series que se graban, toda vez que ese es el formato que se usa y se atreve a decir que su trabajo se desempeña en una pieza de cine difundida en varios capítulos.

Con respecto al papel más complejo que le ha tocado interpretar, no duda en referirse a “La reina de Indias y el conquistador”, donde el reto lo llevó al límite. Su personaje era español y al alternar con la mitad del elenco representado en actores ibéricos, el miedo llegó porque su acento podía parecer una mala imitación, le tranquilizó el apoyo de directores y compañeros de set, lo que al final fue una buena experiencia.




Más noticias