<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Histerectomía: ¿en qué casos sí y en cuáles no?

Estudios señalan que esta intervención es innecesaria en muchas de las mujeres a las que se les prescribe, sobre todo en años recientes cuando hay más opciones de tratamiento.

Extirpar el útero, también conocido como matriz, los ovarios, la trompas de Falopio y hasta el cuello uterino es el fin de la histerectomía, una intervención quirúrgica que tiene como fin resolver ciertas afecciones ginecológicas, pero ¿es necesaria esta solución tan radical?

De acuerdo con la enciclopedia médica virtual Medline Plus, la histerectomía se indica a mujeres que padecen enfermedades como endometriosis profunda, sangrado vaginal intenso, dolor crónico en la pelvis, prolapso uterino (desplazamiento del útero hacia la vagina), adenomiosis, hemorragia durante el parto y algunos tipos de cáncer como el de cuello uterino, de útero y ovárico.

“La histerectomía constituye la segunda causa más frecuente de cirugía mayor que se realiza en la mujer y la tercera entre todos los procedimientos quirúrgicos. Se informan más de 600 mil casos cada año en Norteamérica”, indica la investigación ‘Histerectomía videolaparoscópica’, publicada por la Revista Cubana de Cirugía.

Debido al gran impacto que la histerectomía puede ocasionar, que van desde cambios morfológicos, incontinencia, en cuanto a salud física y hasta ansiedad y depresión, en términos de salud mental, cada vez más se cuestiona sobre la pertinencia de este procedimiento. También te podría interesar: Estos son los riesgos de cáncer mama que puedes reducir

No es la única opción

Un estudio realizado por investigadores de la Clínica Mayo reveló que las pacientes a las que se les practica una histerectomía, aunque esta no incluya la extirpación de los ovarios, son más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares, arteriopatía coronaria y afecciones metabólicas, como obesidad.

“Dados los resultados del estudio, recomendamos que la gente considere otras alternativas no quirúrgicas para los fibromas, la endometriosis y el prolapso uterino, que son las principales causas para una histerectomía”, indica una publicación de la Clínica Mayo.

Investigaciones realizadas en las últimas décadas analizan casos de mujeres que no necesitaban este procedimiento y aun así se les practicó, ocasionándoles consecuencias que no era necesario que afrontaran, lo que incluso dio lugar al término ‘histerectomías lucrativas’, haciendo referencia aquellas que se realizan con el único objetivo de cobrar por los servicios médicos.

“La cirugía innecesaria es aquella que se realiza cuando no está indicada por no brindarle ningún beneficio al paciente o cuando existen otras alternativas terapéuticas que brindan los mismos o mejores resultados. Las causas que conducen a esta mala práctica médica pueden originarse en: mal juicio clínico, deficiente preparación académica o desapego a los principios éticos de la medicina”, destaca un artículo de la revista Medigraphic que revisa el caso de una mujer diagnosticada con el VPH a la que se le practicó una histerectomía y tuvo complicaciones médicas.

Casos en los que sí es necesaria

El doctor Cristian Pérez Lecompte, especialista en ginecología y obstetricia, señala que hay situaciones claves en las que se debe considerar la histerectomía como una opción de curación para las pacientes: en caso de patologías malignas (cáncer), de acuerdo con el estadío clínico, y si se trata de enfermedades en las que el tratamiento médico no ha dado los resultados esperados, como la miomatosis uterina, adenomiosis, pólipos del cuello uterino e hiperplasia benigna del endometrio.

“De igual manera puede ser tenida en cuenta como una opción si la paciente ha presentado una lesión premaligna de alto grado en el cervix que ha sido sometida a una cirugía conservadora (conizacion cervical) y la lesión persiste. En este caso se puede ofrecer nueva conizacion o histerectomía”, anota Pérez Lecompte.

La recomendación para las pacientes que se enfrenta con la histerectormía como una opción de tratamiento es tener en cuenta que no debe ser la primera opción si no se trata de un diagnóstico de cáncer en etapa avanzada y considerar alternativas terapéuticas para tratar la enfermedad. Lee también: Apoyo emocional, fundamental contra el cáncer de mama

De acuerdo con cada caso

En los casos de pacientes para las que la histerectomía es el camino, lo adecuado es informarse muy bien sobre el procedimiento y seguir las recomendaciones médicas durante postoperatorio, respetando los tiempos estipulados por el especialista para hacer actividad física y reanudar la vida sexual.

“De manera equivocada se asocia a la histerectomía con un inicio prematuro de la menopausia. Este es uno de muchos mitos que se han tejido alrededor de la histerectomia. La paciente en muchos casos no tiene que iniciar terapia de reemplazo hormonal, esta se debe individualizar de acuerdo a cada caso”, puntualiza Pérez Lecompte.

Más noticias