<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Del Amazonas a la Armada de Colombia: la historia de la Oficial indígena

Francy Hernández, de la etnia Murui-ereia+, fue becada para iniciar su formación naval y desde entonces se ha destacado en esta institución.

El Encanto, un corregimiento en la ribera del río Putumayo al sur de Colombia y en la frontera con Perú es un lugar cuyo nombre le hace justicia: tiene paisajes maravillosos y una riqueza cultural invaluable gracias a la presencia de la etnia indígena Murui-ereia+ , quienes también guardan saberes ancestrales valiosos.

A este grupo indígena pertenece la Teniente de Fragata de la Armada de Colombia Francy Jael Hernández Sosa, quien es la Jefe de la Sección de Naves en la Capitanía de Puerto de Buenaventura, Valle del Cauca y tiene un recorrido destacado en la institución, desde que fue becada en 2009 para iniciar su formación naval.

La carrera de la Teniente Hernández Sosa es mucho mejor de lo que soñó desde pequeña, cuando veía a los Infantes de Marina que llegaban a El Encanto como parte de los recorridos por el río Putumayo para apoyar a los pobladores con el abastecimiento de bienes de primera necesidad y asistencia médica.

En ese entonces, e incluso en su adolescencia, ser parte de la Armada de Colombia era un anhelo que parecía poco probable que se convirtiera en realidad por las oportunidades limitadas que reconocía en su entorno.

“En El Encanto solo había un colegio. El bachillerato lo estudié en Puerto Leguízamo, un municipio del departamento del Putumayo. Los jóvenes que querían cursar estudios superiores, tenían que viajar a otras partes del país”, dice la Teniente y eso fue lo que hizo: viajó a Bogotá a estudiar finanzas y sistemas contables.

Después de cursar dos semestres e inconforme con la modalidad de estudio, en 2009 se regresó a su tierra natal con la intención de explorar la educación a distancia, sin saber que además de su familia, la esperaba la oportunidad de su vida: estaba vigente una convocatoria de la Gobernación del Amazonas y la Armada de Colombia para escoger a la primera mujer indígena que haría parte de la institución.

“Nos presentamos 10 mujeres y después de las pruebas, como en cualquier otro proceso de selección, fui seleccionada. La Gobernación del Amazonas cubrió el depósito y la Armada de Colombia, los gastos de matrícula y equipos, comenta la Teniente Francy Jael.

Abnegación

Así, la Teniente Hernández se alejó nuevamente de su familia para comenzar su formación en la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” en Cartagena, un distanciamiento que asegura valió la pena: “No es fácil alejarse del entorno que uno siente como seguro pero fueron sacrificios positivos y productivos, de eso me di cuenta al alcanzar un logro más, un grado más dentro de la institución”.

La joven se escalafonó en 2014 como oficial naval en el grado de Teniente de Corbeta y fue trasladada al buque ARC “Valle del Cauca”. En diciembre de 2016, fue designada como Comandante del buque de apoyo logístico ARC “Juanchaco”; que navega todos los días entre el puerto de Buenaventura y Bahía Málaga, transportando personal y carga. Durante esta asignación tuvo la oportunidad de poner a prueba sus habilidades para integrar un equipo de trabajo, logrando un excelente desempeño, que le permitió al año siguiente ser nombrada como Comandante del buque ARC “Bahía Santa Catalina” en San Andrés Islas, embarcación que apoya y abastece a este territorio insular y a las islas menores de Cayo Alburquerque y Cayo Bolívar. Luego fue designada como Jefe de programa en la Facultad de Ciencias Navales de la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” y actualmente ejerce como Jefe de la Sección de Naves en la Capitanía de Puerto de Buenaventura.

La trayectoria de esta indígena Murui-ereia+ no solo es motivo de satisfacción para sí misma y para su familia sino que es un referente para los más jóvenes de su comunidad, que como aquellos de otras zonas apartadas del país, ven limitadas su posibilidades de salir adelante.

“Me siento muy orgullosa de representar a mi comunidad y demostrar a quienes vienen detrás de mí que sí es posible alcanzar las metas y los sueños”, dice la Teniente Hernández.

Más que inclusión

Pero más allá de su experiencia positiva y de la iniciativa de la Armada para promover la vinculación de colombianos de todos los grupos y etnias a sus filas, la Teniente de Fragata Hernández destaca la labor social de la institución y confiesa que esa misión la mantiene inspirada para realizar sus asignaciones diarias con el mayor compromiso.

“La Armada de Colombia llega a cada rincón del país. Soy de una comunidad alejada y por eso sé lo importante que son las jornadas de apoyo al desarrollo que llevan a médicos especialistas a las zonas más apartadas, esta es la única manera en la que los ciudadanos de estas poblaciones pueden acceder a este tipo de atención”, dice la teniente y agrega que “cuando hay desastres naturales como el huracán Iota, la Armada está presente para ayudar a quienes más lo necesitan. Me siento muy orgullosa de ser parte de la institución y aportar a la construcción del país”.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

Francy Jael Hernández Sosa se convirtió en la primera mujer indígena que asciende a Teniente de la Armada de Colombia. // Cortesía.




Más noticias