<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

El mundo y una nueva revolución tecnológica

Esto opina un experto sobre la expansión de la IA en la vida diaria.

Ante la avalancha de noticias que se han generado en los últimos meses sobre el uso que se le está dando a las nuevas herramientas digitales que cuentan con motores de inteligencia artificial - IA, es importante conocer una voz experta que pueda dar luz a un tema que por ahora genera más mitos que posibles verdades. “La verdad es que podemos lograr que esta herramienta nos permita ser más capaces, eficientes y eficaces en nuestras labores, usándola a nuestro favor”, señala el ingeniero Henry Jinete Márquez, decano de la Facultad de Mecatrónica de la ETITC.

Un Nuevo Mundo Mientras que las personas se cuestionan cómo cambiará el mundo con el uso de este tipo de herramientas, Márquez resalta que, al igual que con otros avances tecnológicos en el pasado, no se trata de tenerle miedo a la IA, sino de usarla a nuestro favor para ofrecer resultados positivos a la sociedad y para empoderar el desarrollo profesional.

“Es muy importante el proceso educativo de las nuevas generaciones, este no sólo es responsabilidad de la escuela, también es labor de los padres desde casa, ya que podemos formar a un potencial ciberdelincuente o un experto en ciberseguridad, la diferencia está en el uso que cada persona le da a la tecnología”, destacó Márquez. (Conozca también: Google y la forma de realizar búsquedas está cambiando)

Asimismo, el decano, quien recuerda que la IA nació en los años 50 como una forma de emular las capacidades humanas, aprendiendo y alimentándose de conocimiento, al igual que un niño con información y refuerzos positivos, aclaró que la máquina no cuenta con la capacidad de discernir si algo es bueno o malo, pues para esta sólo se trata de información.

La honestidad y la ética son fundamentales ante el uso correcto y de forma positiva de estas tecnologías en el futuro.

Avances y Limitaciones Márquez también indica que la IA puede ser útil en casi todas las ramas del conocimiento, por ejemplo, en la ciencia, la tecnología, la medicina, el arte, la seguridad y la comunicación, y subraya que aunque puede hacer tareas operativas y estratégicas, siempre va a requerir de un humano que la implemente.

“La Inteligencia Artificial genera respuestas a las preguntas y tareas asignadas, luego de la búsqueda de contenidos publicados y desarrollados en el tema requerido, y mientras más tiempo pasa, esta herramienta se hace más eficiente, ya que con los años tiene más información para alimentar sus respuestas de forma coherente y asertiva.

Esto lo hace con la creación de vídeos, imágenes, textos, presentaciones, e inclusive desarrollos artísticos bajo el concepto que solicita el humano”, apuntó Márquez. Por su parte, el decano también señala algunas de las acciones que por el momento no pueden realizar estos motores de IA, como trazar mapas mentales, la autocomprensión de su existencia, el esoterismo y cualquier aspecto relacionado con la fe, entre otros. Del mismo modo, este tipo de herramientas no cuentan con sentido común ni poseen sentido de la urgencia, por lo que no se recomienda su utilización en situaciones de emergencia. (Vea aquí: ¡Apaga las notificaciones! Descanse de las redes sociales)

“La llegada de esta herramienta tecnológica, al igual que la industrialización, puede implementar la automatización, esto es capaz de desplazar y sustituir algunos trabajos repetitivos hechos por humanos. Sin embargo, también en el futuro nacerán carreras que aún ni siquiera alcanzamos a imaginar, y con ello, se abre un mundo de posibilidades laborales para las nuevas generaciones”, concluyó Márquez.

Más noticias