<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Consejos para afrontar la pérdida del año escolar

Cuando el estudiantes no logra pasar al siguiente grado lo importante es indagar las causas y ayudarlo a superarlas.

En todos los salones hay chicos con buenas notas, los que se conforman con el mínimo para pasar las asignaturas y otros que, por diversos motivos, no logran obtener los resultados que necesitan para aprobar. Si su hijo es de estos últimos, aunque su primer instinto como padre sea regañarlo, tildarlo de perezoso y de futuro “fracasado”, es mejor que ponga manos a la obra e intente comprender qué fue lo que realmente ocurrió, pues de lo contrario solo contribuirá a la apatía, a la vergüenza y a la frustración que hicieron que el muchacho reprobara en primer lugar. Si su hijo está repitiendo el año siga las siguientes recomendaciones:

1. Esté atento a las señales

“Perder el año no es algo que pase de un día para otro, siempre hay hábitos que evidencian el bajo rendimiento y el desgaste emocional de un estudiante”, afirma la psicóloga Rocío Vela Samudio. Los niños con mal desempeño académico tienden a evitar hablar de la escuela, a dedicarle un tiempo excesivo a los deberes o no hacerlos y a experimentar cambios negativos en el apetito, el ánimo o los hábitos de sueño.

2. Hable con su hijo y pregúntele qué dificultades experimentó en la escuela

Hay muchas posibilidades. Quizás le era difícil concentrarse debido a una discapacidad cognitiva no identificada, quizás era víctima de matoneo y eso afectó su ánimo a la hora de dedicarle tiempo al estudio o quizás los métodos de los profesores no funcionaron con él y se aburrió al no comprender los contenidos ni su utilidad.

Cualquiera que sea el motivo, es importante identificarlo para proceder a las posibles soluciones: hablar con profesores y directivos, consultar con un psicólogo, conseguir tutores o dedicar tiempo extra a suplir los conocimientos que no ha logrado adquirir con la ayuda de materiales como explicaciones más sencillas, resúmenes, videos o juegos interactivos.

También es valioso preguntarle qué asignaturas o temáticas se le hicieron más difíciles de entender para así estar preparados cuando tenga que afrontarlas una vez más. Es vital hacerlo sentir acompañado y comprendido mientras se recupera del estrés que le sigue a la pérdida del año. Le puede interesar: 5 hábitos para mejorar el rendimiento académico fuera del aula.

Los pensamientos de culpa, baja estima y desánimo son los que pueden experimentar los estudiantes, e incluso los padres, ante la pérdida de un año escolar”

Rocío Vela Samudio

3. Evite resaltar demasiado las emociones negativas:

“Los pensamientos de culpa, baja estima y desánimo son los que pueden experimentar los estudiantes, e incluso los padres, ante la pérdida de un año escolar”, señala la psicóloga Vela. A esto se le debe sumar la estigmatización y el rechazo que experimentan los alumnos tanto en sus familias como entre sus compañeros y profesores.

Es innegable que hay casos en que los jóvenes se resignan a fallar, pero es más probable que obtengan resultados a largo plazo inquiriendo sobre las necesidades, carencias, intereses y problemas que está experimentando. Puede leer: Malos hábitos de lectura siguen afectando el rendimiento académico del país.

4. ¿Qué hacer en casos graves?:

¿A qué podría recurrir, por ejemplo, si su hijo pierde el año porque no estaba pendiente de las clases, sino que se las saltaba para estar con una pandilla o para consumir drogas?. “En estos escenarios, la intervención requiere de un componente terapéutico o clínico. La falta de motivación para la escuela tiene muchas raíces, pero en aquí ya sobrepasa el ámbito académico y se relaciona mucho más con el familiar y cultural”, señala Rocío Vela.

La psicóloga puntualiza que “se trata de muchachos que necesitan revaluar su proyecto de vida y su rol dentro de la sociedad porque, debido al ambiente en que crecieron, creen que solo sirven para robar”. En estos casos, la escuela realiza un proceso de mentoría que involucra tanto a los maestros como a los padres para ayudar al joven.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.




Más noticias