<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La asombrosa inteligencia de cinco animales

Durante siglos, a los animales se les vio como seres inferiores a los humanos, pero la ciencia ha concluido que poseen necesidades cognitivas propias acordes a su medio.

Es frecuente pensar que un animal es “más tonto” que los humanos porque no sabe resolver ecuaciones matemáticas, crear herramientas para solucionar situaciones complejas, producir lenguaje articulado o poseer una noción de aquello que llamamos “cultura”. Sin embargo, poco a poco, el consenso en el mundo de la biología ha cambiado: si la mayoría de los animales no han desarrollado esas cualidades simplemente es porque no las necesitan en su medio.

Decir, por ejemplo, que una abeja es “tonta” porque no sabe reconocerse en un espejo es como decir que los seres humanos somos “tontos” porque no hemos desarrollado la misma capacidad de las abejas para armonizar en comunidad y coordinar las acciones de manera intuitiva, o porque no sabemos identificar qué flores tienen más y mejor néctar. Todos los animales necesitan algún tipo de habilidad cognitiva para adaptarse a su medio. A medida que nuevos retos van surgiendo, ganan unas y pierden otras.

Habilidades por separado

Es necesario precisar que, “la evidencia empírica sugiere que varios animales están altamente especializados, muestran habilidades excepcionales en ciertos dominios a la vez que exhiben un pobre desempeño en otros. Aunque algunas habilidades cognitivas poseen un grado de correlación, no podemos asumir a priori que lo mismo ocurre en todas las especies”, afirma un grupo de investigadores en un artículo científico publicado en el Journal of Intelligence (2020). Le puede interesar: ¿Cuál es la raza de perro más inteligente del mundo? Nuevo estudio lo revela.

Como ejemplo de esto citan el caso de los perros domésticos: a pesar de que ellos han desarrollado habilidades psicosociales que les permiten identificar estados de ánimo, llamar la atención, comunicar sus necesidades y trabajar de forma colaborativa con los humanos, han perdido capacidades relacionadas con el razonamiento deductivo y la cooperación con miembros de su propia especie, aptitudes que serían necesarias si fueran animales silvestres como los lobos. Puede leer: Los perros son listos, pero nada del otro mundo: estudio.

Si la mayoría de los animales no han desarrollado habilidades como el lenguaje hablado o la capacidad de resolver ecuaciones complejas, es porque no las necesitan en su medio.

5 casos ilustrativos

Teniendo todo lo anterior en cuenta, observemos algunos ejemplos de la inteligencia y la astucia de la que se valen los animales para sobrevivir:

1. Arañas Portia: son tejedoras que han evolucionado para cazar a otras especies de tejedoras. Hacen temblar las redes para imitar el forcejeo de los insectos atrapados y atraer a una presa; se camuflan para simular detritos de hojas, aprovechan las brisas que mueven a las telarañas para disimular su avance y calculan la ruta más eficiente para capturar a su víctima (así implique perderla de vista). A pesar de ser un animal con un sistema nervioso minúsculo, sus métodos y estrategias de cacería son extremadamente sofisticados.

2. Ardillas: estos roedores almacenan nueces para comerlas después, usualmente bajo la tierra. Los estudios han demostrado que para encontrar sus reservas más viejas no se valen únicamente del olfato, sino también de la memoria, llegando a recordar cientos o hasta miles de lugares distintos. Si se sienten observadas, son capaces de hacer reservorios falsos para despistar a posibles “ladrones” y llevar su alimento a otro lado.

3. Cuervos: quizás es uno de los ejemplos más conocidos de ‘maña’ en el reino animal. Los cuervos entienden la relación de causa y efecto, además son curiosos y dispuestos a experimentar, lo cual les permite aprender mucho y rápido. Hacen herramientas para conseguir su alimento y juzgan la idoneidad de los materiales que utilizan, tienen buena memoria a corto y largo plazo, lo cual les permite recordar rostros, seguir pasos para resolver toda clase tareas (como se evidencia en muchos experimentos) y alterar sus rutas de vuelo si han tenido malas experiencias en ellas.

Son famosas las anécdotas de los cuervos que han logrado abrir candados, cremalleras y otras medidas de “seguridad” básicas para robar comida, sin mencionar que son altamente sociables y pueden juntarse para una meta común, sea cazar una presa o molestar otro animal por diversión.

4. Lábrido limpiador azul: es un pez con visión comercial. Se especializa en alimentarse de los residuos y bacterias que se acumulan en otros peces, actividad que realiza en grupos y hasta para animales mucho más grandes, como las morenas. Sus “clientes” se acercan a ellos y hacen “fila” mientras esperan su turno. En ocasiones, intentan aprovecharse y comer la mucosa de sus clientes en lugar de las bacterias, espantándolos, pero se ha observado que entre más grande sea el grupo en espera, más juiciosos serán y más intentarán mantener su reputación.

5. Pulpos: otro de los animales que muestran un amplio rango de capacidades cognitivas para adaptarse a su medio. No solo tienen el cerebro más grande entre los invertebrados, sino que además cada uno de sus tentáculos tiene su propio ‘cerebro’ periférico.

Aunque se podría escribir mucho sobre cómo resuelven laberintos, rompecabezas y demás, así como su excelente memoria (saben identificar rostros, muestran preferencias según el trato, amplia evidencia de que entienden las relaciones de causa - efecto), el aspecto más fascinante de los pulpos es su enorme capacidad para engañar y burlar.

En la naturaleza, los pulpos se camuflan sin problemas, utilizan objetos como piedras, cocos o botellas para completar el disfraz y toquetean con disimulo a sus presas para confundirlas y causarles miedo antes de atraparlas. En los acuarios, se han documentado casos de pulpos que escapan de vuelta al mar (el pulpo Inky en Nueva Zelanda) o que se desplazan de un contenedor a otro para comer animales y luego ocultan la evidencia (en el Museo Acuario de Bermuda y en el Acuario de Seattle).

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.




Más noticias