<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Siete cualidades de un buen abogado

Los abogados tienen una gran misión en la sociedad y deben contar con características que resalten su vocación de servir .

Ningún ciudadano puede desconocer la importancia de los abogados, en especial, en un estado de derecho, como Colombia. Estos profesionales que asesoran a la ciudadanía y son grandes intérpretes de las normas constitucionales deben contar con ciertas cualidades que valen la pena destacar.

Con ayuda de Uriel Pérez Márquez, abogado litigante y conjuez del Tribunal Administrativo de Bolívar, resaltamos siete cualidades que fortalecen esta profesión en la sociedad.

Sensibilidad social y compromiso cívico

De acuerdo con el abogado, los destinatarios directos de un abogado son personas que tienen problemas. “No se pueden atender los casos como si se tratara de una fábrica o sin medir el impacto que se pueda causar a otros”, resalta. Le puede interesar: “El Derecho, profesión sagrada en tiempos inciertos”.

Capacidad de expresión

Esta cualidad es clave para todo profesional del derecho. “Nuestra principal herramienta de trabajo es el lenguaje; es importante hablar y escribir de forma adecuada”, dice Uriel Pérez.

Tolerancia

Para el abogado, generalmente hay una tensión de opiniones en los intereses que se representan, pero “es vital construir en el disenso”.

Hoy se celebra el Día Internacional del Abogado. Aunque en Latinoamérica cada país tiene una fecha diferente para celebrar, el 3 de febrero la conmemoración de los juristas es a nivel global.

Compromiso ético

No basta con respetar las normas de comportamiento; se debe tener un código íntimo de conducta que se aplique siempre. Puede leer: “El deseo de servir es vital para ser un abogado exitoso”.

Debe evitar los conflictos

El objetivo nunca es la contienda o el litigio, sino la resolución del problema, por lo que la capacidad de negociación debe estar presente siempre.

Visión amplia

El ejercicio de la abogacía no se reduce al conocimiento de las normas; el derecho es hijo de la historia, la filosofía, la economía, la política. “Una visión completa de la realidad facilita la comprensión de los conflictos jurídicos”, destaca.

Conocedor del contexto general y específico en que se desenvuelve

El abogado debe conocer las dinámicas y tendencias sociales, políticas y económicas, porque es a partir de allí que surgirán fórmulas concretas de respuesta a los asuntos puestos a su consideración.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.




Más noticias