<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Especializaciones en derecho, ¿entre más, es mejor?

Un abogado litigante y docente universitario, con más de 40 años de experiencia, reflexiona y guía a la nueva generación.

Ya terminé una especialización, ¿y ahora?, ¿seré un mejor profesional si ingreso a otra? He allí un dilema para algunos de los jóvenes promesas del derecho.

Para resolverlo, El Universal consultó a Alcides Arrieta Meza, abogado litigante y docente universitario con más de 40 años de experiencia, presidente del Colegio de Abogados de Colombia, exconcejal, exalcalde (e) y exsecretario de Participación y de Jurídica del Distrito de Cartagena.

Si de especializaciones en derecho se trata, ¿entre más, es mejor? Arrieta respondió: “En mi criterio no son imprescindibles, por cuanto en el pregrado se estudian teóricamente las generalidades y cada una de las divisiones del derecho en un extenso microcurriculum en cinco años, se desarrollan las distintas disciplinas jurídicas, que serían los eventuales posgrados”.

“Ahora bien, siendo que las especializaciones implican profundización, ampliación de los contenidos teóricos dados en el pregrado, estas, sin ser imprescindibles, resultarían necesarias para la actualización de conocimientos especiales”, anotó el presidente del Colegio de Abogados de Colombia. Puede leer: ¿Quiere especializarse en derecho? Estas son algunas alternativas.

Teoría vs. Praxis

“La no imprescindibilidad de la feria de especializaciones, como símbolo de experticia, la sustento además en el hecho que estas son esencialmente teóricas, por cuanto no vinculan la experiencia, la práctica, ni la praxis, además que en muchos casos, son artificiales divisiones de estudio del derecho, con fines exclusivamente económicos, que poco o nada aportarían a la formación de especialistas o expertos”, explicó Arrieta.

Destacó: “En ese contexto, creo que no es imprescindible acceder al mercantilismo de los postgrados, sino fortalecer el autoaprendizaje, el acceso a la actualización teórica metodológicamente, accediendo al ejercicio práctico del derecho, vinculando los contextos en donde ha de aplicarse y ejercerse, así como los saberes ancestrales y sociales. La idoneidad de la experiencia teórico práctica podría ser constada y homologada, como en efecto viene sucediendo, además pudiera ser reconocida mediante evaluaciones institucionales”.

El estudio de las ciencias jurídicas necesariamente debió ser dividido, empero, la división no se hizo bajo la guía de los postulados pedagógicos, sino con intereses negociables”.

Alcides Arrieta Meza

Arrieta es experto en derecho público, derecho administrativo, docencia universitaria y administración pública. ¿Cómo lo logró?

“He aprendido y desaprendido, en la realización de postgrados, una maestría, diplomados práctico teóricos, y puedo decir con conocimiento de causa que el ejercicio de la profesión como abogado litigante, el contacto con las realidades sociales, con la administración pública, la docencia universitaria, diplomados y seminarios, han sido definitivos para intentar ser experto; por cuanto, la experticia, es el resultado de la praxis, es decir, la construcción de conocimiento desde la experiencia, soportado en los saberes científicos, ancestrales y sociales”, contó.

Recalcó: “Las especializaciones son importantes, aporte al conocimiento, pero son deficitarias, esencialmente teóricas, escasa práctica, conocimientos incompletos, desvinculan saberes integrales, los contextos locales, regionales, globales y sus complejidades”. Le puede interesar: El impacto de las especializaciones en Derecho.

El panelista por la Comisión Colombiana de Juristas en políticas públicas señaló que “el estudio de las ciencias jurídicas necesariamente debió ser dividido, empero, la división no se hizo bajo la guía de los postulados pedagógicos, sino con intereses negociables, con cálculos políticos, dando por resultado la desarticulación de los procesos educativos”.

“En ese orden, he considerado que hay dos categorías para el estudio teórico práctico del derecho, las cuales deben estar articuladas, nunca aisladas: el derecho público y el derecho privado. No es imprescindible entrar en la feria mercantil de los postgrados si de lo que se trata es de aprender y aprender a desaprender, por cuanto el autoaprendizaje, el acceso a saberes especiales (diplomados, por ejemplo), realizados dentro de los parámetros escolarizados, con el concurso de la práctica y la investigación, podrían suplir las especializaciones con eficacia”, concluyó el experto.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.




Más noticias