<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Colombia acelera su marcha hacia la construcción sostenible

La hoja de ruta nacional de edificaciones neto cero carbono detalla las metas a cumplir, para alcanzar los compromisos del país con el planeta.

Las acciones contra el cambio climático y la restauración del planeta son protagonistas en la agenda internacional de la pospandemia, pues se confirmó que la supervivencia humana está en riesgo por el impacto de las actividades económicas en el planeta y actuar para mitigarlo es imperativo.

En este escenario, Colombia se ha ‘puesto las pilas’ y desarrolla diversas políticas relacionadas con el cambio climático, en concordancia con los compromisos que asumió como país firmante del Acuerdo de París. La más reciente es la Hoja de Ruta Nacional de Edificaciones Neto Cero Carbono, lanzada a mediados de junio pasado.

En este documento se especifican las acciones a corto, mediano y largo plazo, para alcanzar una descarbonización escalonada del sector edificador hasta el 2050, año en el que se proyecta que todas las construcciones, tanto nuevas como antiguas, sean neutrales en carbono y así contar con ciudades sostenibles. Le puede interesar: Los pasos agigantados de Colombia hacia el desarrollo sostenible.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo, que lideró la creación de la hoja de ruta hacia la carboneutralidad del sector edificador, destaca que esta contempla todas las etapas de la cadena de valor de la construcción: planificación urbanística, materiales, transporte y distribución, diseño, etiquetado, certificación, uso de agua y energía, gestión de residuos.

“Una edificación neto cero carbono es aquella con eficiencia energética (energías renovables), que tiene en cuenta la interacción con el entorno y genera bienestar a los ciudadanos”, explicó Angélica Ospina, directora técnica del Consejo de Construcción Sostenible, coautora de la hoja de ruta.

Añadió que este concepto también contempla los materiales y operaciones durante el proceso de construcción con bajo impacto en el medioambiente, además es necesario el monitoreo de las emisiones de carbono en estos aspectos.

Son 67 metas específicas, agrupadas en seis categorías: planeación urbana, prácticas corporativas, materiales, edificaciones nuevas, edificaciones existentes y asentamientos informales.

La hoja de ruta nacional de edificaciones neto cero carbono se creó con el apoyo del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), bajo el liderazgo del Consejo de Construcción Sostenible y el Minambiente, con la participación del comité asesor del Minvivienda, el Departamento Nacional de Planeación (DNP), Minenergía y Camacol. Puede leer: 5 países que llevan la delantera en el desarrollo sostenible.

2050
es el año para el que se proyecta que todas las construcciones en Colombia sean neutrales en carbono y se hayan creado ciudades sostenibles

Metas generales

Las acciones hacia la carbononeutralidad se basan en dos conceptos: el carbono operacional y el carbono embebido. El primero “se refiere a las emisiones asociadas a la energía (eléctrica y combustibles fósiles) que utiliza la edificación para operar”, indica la hoja de ruta.

Por su parte, el carbono embedido, es aquel que se produce en la elaboración de los materiales, en la construcción y deconstrucción de un edificio. “Esto incluye las emisiones del suministro de materias primas, la fabricación y transporte de materiales”, entre otros procesos.

De esta manera, las metas generales hacia la carbono neutralidad establecen que para el 2030, el 100% de edificaciones nuevas licenciadas y las grandes renovaciones residenciales estratos 5 y 6, y comercial e institucional, serán neto cero a nivel de carbono operacional y las residenciales estrato 1, 2, 3 y 4 lo reducirán en el 40%. Además, todas reducirán el 30% del carbono embebido.

Con respecto a las edificaciones existentes, la reducción será mínimo del 30% en el carbono operacional.

En 2040, el 80% de edificaciones nuevas y grandes renovaciones, en áreas urbanas, serán neto cero a nivel de carbono operacional, con una reducción del 70% de carbono embebido.

En el caso de los inmuebles ya construidos, la disminución del carbono operacional será mínimo del 70%.

Para 2050, el 100% de edificaciones nuevas, existentes y grandes renovaciones serán neto cero a nivel de carbono operacional y embebido.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.




Más noticias