<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Claves para elegir su casa ideal y sin complicaciones

El Universal le presenta algunos consejos que puede seguir para conseguir una vivienda que se ajuste a sus necesidades, sin que ello le genere problemas.

Hacerse con un domicilio hecho y derecho es, en parte, una cuestión de suerte, pero también de estar atento y saber cómo defenderse en el mundo de la compraventa. De suerte porque depende de la disponibilidad de los espacios (sean lotes o inmuebles terminados) y de conocimientos porque hay muchas maneras de aumentar la probabilidad de conseguir exactamente lo que busca de forma segura y sin complicaciones.

A la hora de escoger, lo más conveniente es enfocarse en los siguientes factores: la reputación de la firma constructora o inmobiliaria, el estado de la vivienda, el presupuesto del que disponga, la legalidad de todos los permisos y escrituras asociados; la calidad del espacio o lote de la edificación, entre varios otros. Recuerde que siempre que tenga dudas puede llamar consultar los comentarios de otros ciudadanos en las redes o buscar la asesoría de expertos a través de organismos como la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar.

Condiciones del inmueble y el terreno

Asegúrese de que el lote o la casa esté ubicada en una buena zona. Eso no quiere decir solamente que se trate de un barrio seguro, sino también de un sitio que no se inunde, que esté catalogado como una zona residencial en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que no tenga problemas con la estabilidad del suelo y que no esté cerca de una fuente importante o potencial de contaminación.

Además de todo lo anterior, debe cerciorarse de que la casa o apartamento en cuestión no tenga muestra de deterioro por la humedad, grietas, tuberías o acabados deteriorados, vigas o columnas torcidas, cableado en mal estado, ni cualquier tipo de desperfecto que pudiera salirle caro.

Presupuesto y ayudas económicas

No es aconsejable comprar una casa que usted no está en condiciones de pagar cómodamente; si todo sale mal, usted acabará donde comenzó: sin techo propio. Por eso, debe comenzar asegurándose de dos cosas: primero, que el inmueble o las obras que vayan a realizarse estén dentro de su presupuesto y segundo, en caso de que no lo estén, que usted disponga de ayudas financieras confiables que le permitan estar a paz y salvo en un futuro.

Los créditos de vivienda a tasas de interés de bajas, las fiducias de bancos con buena trayectoria, los programas gubernamentales para ciudadanos que ganan cuatro salarios mínimos o menos y otros subsidios de vivienda son opciones que puede considerar mientras está buscando casa nueva y dispone de una cantidad de fondos considerable pero insuficiente para la casa que desea conseguir, guardadas las proporciones. Tenga en cuenta que algunas de estas opciones sólo aplican para viviendas de interés social o prioritario.

Papeles en orden

Antes de comprar un inmueble cualquiera, debe cerciorarse de que todos los permisos estén propiamente diligenciados: de la curaduría urbana, de la Entidad Promotora Ambiental (EPA) y de todas las entidades encargadas. Aunque todos estos documentos son igual de importantes (la construcción será ilegal si falta al menos uno), el primero que debe revisar es el Certificado de Tradición y Libertad. Este documento es el que establece quién tiene la propiedad de la vivienda en cuestión y le garantiza que está haciendo negocios con la persona que realmente tiene poder sobre la casa.

Con relación al punto anterior, una constructora o inmobiliaria con todos sus papeles en orden es, probablemente, una menos propensa a estafarle, pero tampoco se debe confiar por ello: siempre cerciórese de que no construyan más de lo que los planos estipulan y de que los materiales realmente cuestan lo que le dicen.

El tipo de vivienda

La decisión entre un apartamento y una casa va más allá del gusto de los compradores. De acuerdo con Jorge Mendoza Diago, ingeniero civil, es necesario considerar las posibilidades económicas, si el comprador tiene la intención de hacer remodelaciones (lo que tiende a estar prohibido en ciertos apartamentos), el grado de seguridad, posibles problemas de impermeabilización en el techo (más frecuentes en las casas) o de tuberías (más comunes en apartamentos), costos de mantenimiento (menores cuando se trata de una copropiedad) y cuestiones de comodidad (las casas tienen mayor potencial en este sentido).

Verificar con expertos

Si después de considerar todo lo anterior sigue con dudas, lo mejor que puede hacer es verificar con un tercero, sea un agente de bienes raíces de confianza, un constructor, o un comité completo, conformado por un “equipo de especialistas, un arquitecto, un ingeniero estructural, uno hidrosanitario y uno eléctrico. Ellos no son interventores, pero se encargarán de verificar que la construcción haya cumplido con todos los requisitos de acuerdo a lo establecido por la procuraduría”, explica Antonio Flórez Aristizábal, ingeniero civil.

Más noticias