<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Una educación integral que transforma

La integralidad es el camino y también la meta de un proceso educativo que viene cambiando la realidad de miles de estudiantes en Cartagena.

El acompañamiento al niño es clave para que el joven sueñe, y el apoyo al joven crucial para obtener líderes que impacten nuestra sociedad. No obstante, el camino hacia el éxito en la educación y el desarrollo personal de los jóvenes es multifacético, y en muchos casos complejo. Crear e implementar talleres y programas que refuercen las diversas necesidades de las instituciones educativas públicas en Cartagena es un reto que amerita preguntar mucho y trabajar mientras se camina; conversar sobre las soluciones.

En esta vía, las Instituciones Educativas Ambientalista y Madre Gabriela de San Martín han venido trabajando de la mano de aliados estratégicos como Esenttia, con el apoyo de Colectivo Traso, en proyectos de acompañamiento que les permitan los estudiantes, padres, rectores y cuerpo docente de ambos colegios mejorar sus procesos de enseñanza en una ciudad de poblaciones tan vulnerables como lo es Cartagena. (Lea también: Se puede vivir del plástico: la historia de una mujer en El Pozón).

Los proyectos

El proyecto “En la jugada”, por ejemplo, ha sido un catalizador en el descubrimiento y desarrollo del talento joven en ajedrez, un deporte que no solo fomenta la competencia sana sino también agudiza habilidades en razonamiento matemático.

Este impulso hacia la excelencia no se limita al ámbito deportivo. Programas como Imparables y VibraSTEM están marcando una diferencia significativa en áreas tan diversas como el empoderamiento femenino y la innovación tecnológica.

Becas

Brindar oportunidades de acceso a la educación superior cambia la vida de muchas familias y contribuye a una sociedad equitativa. Empresas como Esenttia saben de este poder transformador de la educación, por ello, les han apostado a becas que contribuyen al cierre de brechas de inequidad en distintos momentos de la formación universitaria.

Para entrar a la ‘U’

Becas Boomerang, una iniciativa apoyada por Esenttia y liderada por Colectivo Traso, es un pilar fundamental en este esfuerzo educativo, brindando a los egresados de instituciones públicas la oportunidad invaluable de acceder a una universidad. Esta beca no solo representa una ayuda financiera, sino que también es un reconocimiento al esfuerzo, manteniendo viva la ilusión de una educación superior entre los estudiantes. La inversión en una mejor preparación para las pruebas Saber 11 y los premios al mérito, como computadoras para los estudiantes con los mejores resultados, son incentivos adicionales que impulsan el rendimiento académico de los estudiantes.

Estos programas y talleres no solo benefician a los estudiantes, sino que también son una fuente de orgullo y esperanza para las familias y comunidad. Al fomentar una cultura de excelencia, se está creando una generación de jóvenes bien preparados y motivados, listos para asumir roles de liderazgo en la sociedad. La educación, en este sentido, se convierte en una herramienta poderosa para el cambio social, permitiendo que más jóvenes accedan a la educación superior y transformen sus sueños en realidades tangibles.

Para persistir y no desistir

Con el fin de disminuir la deserción estudiantil, Esenttia también aporta a las Becas Vamos Pa’ Lante, en alianza con W Radio y la Universidad Tecnológica de Bolívar. A través de un proceso de selección riguroso, en los últimos semestres se han otorgado más de 158 becas para aquellos jóvenes que se encontraban a punto de desertar de sus estudios debido a situaciones financieras difíciles en sus familias.

Para crecer juntos

Para contribuir al crecimiento profesional de colaboradores y familiares de colaboradores de firmas contratistas de Esenttia, existe “Becas Educando Transformamos Vidas”, con la que se han beneficiado más de 100 personas, accediendo a carreras tecnológicas que les permiten tener mejores oportunidades laborales.

Una comunidad integrada

El plan de acompañamiento no se detiene en los estudiantes, porque las personas que coexisten en la institución también funcionan como un mismo cuerpo que trabaja mejor si todos se sienten mejor. En esta vía, Esenttia involucra a los padres en sus programas, ofrece talleres de capacitación para los docentes y propicia charlas de retroalimentación para encontrar la causa-raíz de las problemáticas a mejorar. Es un trabajo de integración entre todas las partes interesadas en hacer de la juventud cartagenera una más capaz de lograrlo todo.

Un rector que sueña ver a sus estudiantes liderando

Ezequiel Fernández es rector de la I.E. Madre Gabriela de San Martín desde el año 2007. Con 16 años de experiencia en la institución, y un recorrido amplio enseñando en el sur de Bolívar, nos expone su experiencia con los programas de acompañamiento que desde Esenttia les brindan para apoyar los procesos educativos de sus jóvenes.

Hablando un poco de las deficiencias en la educación pública, cuenta que lucha desde sus inicios como rector con la falta de herramientas para generar esa formación integral que tanto necesitan sus estudiantes. “También la pandemia afectó mucho la parte socio-emocional de nuestros chicos”, me expresa con apeno.

Junto a sus aliados estratégicos, han ido trabajando en esos problemas con foco en mano. “El desarrollo de los jóvenes empieza a hacerse real cuando se les escucha”, sostiene. Y sí, saber sus problemas con nombre propio es el primer paso.

Ezequiel de entrada da fe de un proceso que les brinda aquellos grandes frutos que enorgullecen a una comunidad que gira en torno a la esperanza de nuestra juventud. “Cuando yo llegué, ya Esenttia estaba aquí. Ellos vienen invirtiendo en el colegio desde el año 2003”, me recalca.

Cuando Ezequiel llegó al colegio, lo primero que encontró fue un apoyo en voces de liderazgo. “Sentí un apoyo directo para mí como rector, y siempre sacar un optimismo muy chévere”, expresa con alegría.

Comenzaron su cooperación con Esenttia a través de la alianza con el proyecto Líderes del siglo 21. Formaron procesos de formación para crear un equipo de calidad. Gracias a ese primer esfuerzo, están certificados desde 2010 con la norma ISO 9001. El proceso fue escalonado. Al inicio, empezaron con la mera formación de equipos de trabajo. Este primer paso permitió organizar la institución. En simultáneo, la formación con los docentes ya tenía lugar.

“Cuando llegué encontré una institución que necesitaba de este tipo de organización, cooperaciones y alianzas, y hoy las mantenemos”,

Ezequiel Fernández.

Como última invitación, el rector insta a que entre privados, sector público y población general apoyemos cada más y más el talento y potencial de nuestros jóvenes. “Si se prioriza entre todos la construcción de una educación de calidad, vamos a tener muy pronto la anhelada transformación social que tanto necesita Cartagena y Colombia”.

Una educación integral que transforma

Un profesor que confía en el poder de enseñarles bien

Julio Gómez es docente de la I.E. Ambientalista desde 2006. Antes, perteneció hasta 1999 a la Comunidad Salesiana. Estudió Filosofía y Teología, y fue sacerdote. Trabajó en La Salle como coordinador de Convivencia y Paz, para luego terminar en esta institución que quiere desde muy adentro. Dio clases de Ética durante 10 años en Bachillerato, y ya cumplió los seis de estar dando Religión en primaria.

Para él, educar se basa en estar constantemente formándose para afrontar los retos de la sociedad y la juventud misma. Actualizarse permanentemente. “La pandemia claramente nos afectó, desde las emociones individuales hasta los comportamientos colectivos. A raíz de eso, ha sido mucho más difícil el proceso de educar y formar a nuestros niños y jóvenes”.

Como docente, sigue en ese proceso de atender a aquellas nuevas inquietudes y necesidades que surgen hoy día, y confía en que la institución se siga preparando bien para afrontarlos.

El Ambientalista maneja tres jornadas y cuenta con unos 3.600 estudiantes matriculados.

“Por tanto, para nosotros como institución oficial, el papel de nuestros aliados estratégicos nos salva mucho. Con Esenttia, por ejemplo, estamos desarrollando una serie de proyectos que han impactado el desarrollo de nuestros estudiantes, cuerpo docente y toda la comunidad educativa en general”.

Recientemente aprobaron la realización de un espacio de Preescolar. Ya hicieron los estudios de suelo, Esenttia lo presentó al colegio y ya fue aprobado. Será con material reciclado a partir de plástico prensado.

“Esto es muy grato para nosotros, porque ya hace un tiempo que por falta de ese espacio requeríamos prestar aulas ajenas al colegio. Además, es un proyecto ecológico y sostenible que va en línea con los objetivos que promete el mismo nombre del colegio”.

Julio Gómez.

Julio también destaca el buen provecho que se saca de los programas curriculares que apoya Esenttia. Desde el progreso de aquellos chicos que tienen dificultades en el manejo de sus emociones, y ahora las trabajan mejor con ‘VibraSTEM’ en la Sala Lego, hasta el apoyo al talento musical con ‘Uy, qué nota’, la habilidad en el ajedrez con ‘En la jugada’ y cómo se visibilizan las voces femeninas con ‘Imparables’.

“Capaz mi única queja es que ojalá más estudiantes nuestros tuvieran la chance de hacer parte de estos programas que tanto aportan al crecimiento de nuestros jóvenes”, me concluye el profesor Julio entre risas. (Le podría interesar: Esenttia y su compromiso a todo nivel con los emprendedores).

Una educación integral que transforma

Una alumna segura de su presente y futuro

Keidy Reyes es una chica imparable de la I.E. Ambientalista. Tiene 14 años, hace parte del grado 901 y desde 2022 integra el grupo Mujeres Imparables.

Ella define al programa como una oferta muy innovadora para la institución. Confiesa que ni conocía el término ‘empoderamiento femenino’ ni era consciente de las altas cifras de discriminación, desigualdad, maltratos y feminicidios que registra la ciudad.

Son 20 las chicas que se reúnen los lunes, martes y sábados por la mañana en el salón principal del colegio. Apenas ingresan al aula, se reciben con una frase motivadora para iniciar su agenda con actitud positiva.

“Nuestras mañanas son siempre didácticas. Entre nosotras nos enseñamos muchísimo, mientras nos divertimos y reímos aún más. Compartimos siempre sobre nuestro día; nuestros propósitos, nuestras metas e incluso nuestros miedos.”

Se les recalca la importancia de reconocerse y unirse como compañeras, de luchar por sus valores y derechos. Pasan entonces a las reflexiones en torno a sus temas de interés planteados. Siempre buscan abordar un tema nuevo e innovador. En ese espacio, se procura que todas participen y escuchen entre sí. Que sientan el valor que carga su opinión y voz.

“Mi pensamiento ha evolucionado muchísimo a lo largo de estos dos años de proceso, pues ahora me animo a hablar más y evito ser apática a aquellos temas que nos afectan a todas”.

Keidy Reyes.

Una de las clases favoritas de Keidy es la de oratoria. En ella, poco a poco, empiezan a perderle el miedo a hablarle a un público y sostener un micrófono. Keidy confiesa que era muy tímida antes, pero después de las clases de oratoria, hablarle a un público de 200 personas en la clausura del año ya se le hace natural. STEM también le gusta mucho, cuenta cómo, con ojos curiosos, ve todos los conceptos de innovación y tecnología como una oportunidad para entender mejor las matemáticas y poder hablar sobre más temas con su hermano.

Porque su hermano también fue estudiante Ambientalista, y pudo concursar para ganar una Beca Boomerang gracias a Esenttia. Con ella, hoy está estudiando Desarrollo de Software en el Tecnológico Comfenalco.

“Mis hijos son mi mayor orgullo”, sostiene emocionado José, el papá de estos dos grandes chicos; mientras, Keidy insiste en agradecer a Esenttia y Traso por apoyarla y brindarle todas las herramientas para hoy ser más que ‘Imparable’.

Más noticias