<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Neoeducación: la tecnología al servicio de la formación profesional

Acceso al material educativo desde cualquier lugar, respuestas a dudas mediante chatbots y herramientas 3D son algunas de sus características.

La educación es de los pocos campos que no ha aprovechado al máximo el desarrollo tecnológico que aceleró la pandemia, especialmente en regiones como Latinoamérica. La Unesco reportó que el tiempo fuera de las aulas, por las restricciones de la COVID, perjudicó la formación de 800 millones estudiantes alrededor del mundo.

Lo anterior se debe, entre otros factores, a sistemas educativos como el colombiano, en el que la integración de la tecnología en todos los niveles de formación es muy pobre, por lo que durante la emergencia mundial se improvisó sobre la marcha, con estrategias y metodologías que no garantizaron la calidad académica.

Aunque ya los estudiantes regresaron a las aulas, los avances tecnológicos llegaron para quedarse y la educación debe ponerse ‘al corriente’. Una de las propuestas para lograrlo es la Neoeducación, también conocida como Edutech, un modelo que pretende optimizar los procesos educativos a través de la inteligencia artificial, blockchain y escenarios virtuales 3D. Le puede interesar: Perfiles profesionales impulsados por la era digital.

En Colombia ya se están dando los primeros pasos de la Neoeducación, en el nivel superior de formación. Luis Carlos Gutiérrez, ingeniero de sistemas y magíster en innovación, explica que con este modelo se ofrece a los estudiantes acceso a los materiales de estudio y respuestas a sus dudas 24/7.

“La calidad académica está garantizada con las herramientas bibliográficas e información de expertos, como en el modelo tradicional, pero ese conocimiento se transfiere de una manera diferente, a través de la tecnología, eliminando la figura del profesor como vigilante, pues ya está demostrado que lo que se requiere es convencer al estudiante para que el aprendizaje sea efectivo”, anota Gutiérrez, quien es vicerrector de investigación de la Universidad San José.

A bajo costo

Con Edutech, los estudiantes tendrían atención permanente mediante chatbots o respuestas automatizadas entrenadas; avanzarían en las actividades de estudio a su ritmo, guiados en la ruta de aprendizaje por redes neuronales y estarían inmersos en prácticas profesionales en línea, a través de herramientas como la realidad virtual.

Esto no solo favorece la personalización de la educación y las condiciones de estudio en cuanto a espacio y tiempo, sino que contribuye a desarrollar el pensamiento lateral, que incentiva la creatividad y la resolución de problemas.

“También permite romper las barreras de acceso a la educación. Esto hace que el alcance sea masivo, y por tanto, a muy bajo costo. La meta, en 10 años, es lograr ofertar periodos académicos en Colombia con valor de 1 dólar estadounidense y ampliarla a otros países de la región”, señala el académico. Lea también: Recursos académicos confiables que le pueden ser útiles.

Lo que se necesita

El experto en innovación resalta que, para implementar este modelo, es necesaria la disposición del cuerpo directivo de las instituciones de educación superior, innovar para adaptar los planes de estudio e invertir en tecnología.

Frente a las dificultades para implementar la Neoeducación en las universidades colombianas, como la desigualdad en el acceso a la tecnología entre los jóvenes, Gutiérrez apunta que basta con “la tecnología blanda, es decir, las condiciones mínimas de conexión a internet, una hora al día, para que los universitarios cumplan con los objetivos de sus planes de estudio”.

“Es el futuro”

La Neoeducación, que propone revolucionar el sistema educativo, pronto se convertirá en el camino que sí o sí tendrán que adoptar las universidades, según explica Luis Carlos Gutiérrez: “Cada vez más decrece la matrícula de estudiantes en universidades con clases presenciales mientras que aumenta en aquella que ofrecen espacios virtuales, por lo que antes de que se convierta en una necesidad, las instituciones deben adoptar el modelo”.

Con respecto a implementar esta alternativa de educación en otros niveles académicos, como primaria o secundaria, el experto señala que también será posible en la medida en que se cumplan las etapas de adaptación y madurez en la formación superior, y se tenga más experiencia sobre cómo integrarla al sistema educativo.




Más noticias