<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Humberto Villalba, un ejemplo de vida y dedicación

Humberto Villabal, de 65 años, se graduó en el 2007 como bachiller, y este viernes 29 de agosto, cumple otro de sus sueños, graduarse como tecnólogo en Gestión Pública en la Universidad de Cartagena, rompiendo así el mito de quienes dicen que el estudio es solo para los jóvenes.

Este hombre relata su anécdota de cómo empezó este recorrido académico, que si bien fue arduo, también está lleno de recompensas y satisfacciones.

“Como todos los padres quiero darle lo mejor a mi hijo, yo quería que estudiara y tuviera una buena carrera, pero lamentablemente él no quería estudiar. “Me dijo mejor estudie usted”. Así que decidí servirle de ejemplo, y aquí estoy graduándome de tecnólogo y cursando noveno semestre de Administración Pública”, comentó Humberto.

Al hablar de su grado, se puede sentir la alegría, el orgullo y entusiasmo que significa para él haber alcanzado esta meta.

“El estudio me dio una visión diferente de las cosas, he progresado en conocimiento y es algo que me gustaría haber comprendido cuando era más joven, que aprender es algo muy bonito, las personas solo se tienen que animar”, agregó.

La pasión que siente este sextagenario por aprender e instruirse, es tan grande que animó a su esposa y a su nuera a continuar con sus estudios académicos, y hoy terminaron su bachillerato.

Humberto tiene claro el camino que quiere recorrer y cómo lo debe hacer, a pesar de estar tan centrado, aún tiene tiempo para molestar y bromear con los profesores y compañeros.

“A los profesores les digo que soy el más joven del curso, ellos me miran, se extrañan y me preguntan por qué. Yo les respondo porque tengo 15 años, ya que deje los 50 a un lado”, expresó entre risas.

Dividir el tiempo siempre es complicado, pero Humberto ha logrado manejarlo, sin descuidar su trabajo, estudios y vida familiar. Todo gracias al apoyo de su esposa.

“Ella me ha apoyado en todo este proceso, nos hemos apoyado mutuamente, pero como ella sabía que este era un sueño que yo quería realizar, me alentó desde el comienzo y lo sigue haciendo”, manifestó Humberto.

Abelardo Meza, compañero de clases, lo describe como una persona amable, entregada y colaboradora.“ Al comienzo, los compañeros creímos que su edad era un impedimento para él, que no podría terminar la carrera técnica, pero demostró ser una persona perseverante, aplicada y responsable”, añadió.

Humberto sabe que su edad puede ser un gran impedimento para que lo contraten en una empresa, pero esto no lo desanima porque confía en sus capacidades y conocimientos en asesorías y conciliaciones.  

Más noticias