<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Cartagena: un destino educativo extendido para formar a líderes mundiales

La Heroica es un escenario educativo que propicia el encuentro entre ejecutivos y comunidades, para encontrar en conjunto soluciones a problemática reales.

El Executive MBA de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes, brinda herramientas a los grandes líderes de las compañías que quieren mejorar sus competencias y habilidades gerenciales. En palabras de Jorge Hernández, profesor del programa, “formamos a los líderes de las organizaciones colombianas por medio de metodologías diferentes y tecnologías innovadoras en áreas de conocimiento tradicionales dentro de la disciplina de la administración”.

Este programa cuenta con la particularidad que, durante la primera semana de clase de cada cohorte, los estudiantes se enfrentan a un reto de innovación en tiempo real. “La industria petroquímica, la logística portuaria y el sector salud de la capital de Bolívar han sido el eje central de varias versiones de lo que en la Facultad llamamos el Reto EMBA”, comenta el profesor Hernández. Para la edición de 2024, el foco fue la cadena marino alimentaria del caribe, desde la pesca artesanal hasta el comensal responsable en toda la cadena de valor que la compone, para volverla más viable y sostenible. Vea aquí el video: Las niñas hacen ciencia en Cartagena de Indias

En este Reto, los participantes del programa -directivos de primer y segundo nivel de las organizaciones- abandonan su zona de confort y sus rutinas de trabajo durante una semana. “Más que insertar al estudiante en una clase magistral al inicio del programa, optamos por este ejercicio: salimos de las cuatro paredes del salón de clases porque la incertidumbre de un escenario real es un motivador para la innovación. Esto da unas bases valiosas para que durante todo el año y medio que dura el programa, se aprecie el conocimiento y se reciba de forma distinta”, menciona el profesor.

Para el Reto más reciente, los estudiantes iniciaron la experiencia en la Sede Caribe de la Universidad de los Andes. Junto a los profesores del programa se crearon los cimientos para el acercamiento a las comunidades y a la cadena de valor de la industria marino-alimentaria en Cartagena. Viajaron al corregimiento de Berrugas, en el golfo de Morrosquillo, para encontrarse con la comunidad pesquera del lugar y adentrarse 10 kilómetros en el mar con el fin de conocer el quehacer del pescador. En este escenario de encuentro con comunidades, la comunicación efectiva es un activador de valor fundamental.

Posteriormente, los estudiantes se encontraron con trabajadores y representantes de la industria camaronera para entender sus dinámicas y la generación de empleo en este sector. Más adelante, junto a profesionales en gastronomía de Gato Dumas, entendieron cómo se hace la preparación de estos alimentos y, finalmente, se reunieron con representantes del gremio de restaurantes que utilizan comida de mar en su gastronomía local, para cerrar toda la cadena productiva y entender donde proponer iniciativas innovadoras que impacten en la cadena de valor de manera rentable y sostenible. Lea además: Guasap, influencer, funar, uwu y otras del Observatorio de palabras de la RAE

“Este acercamiento de Los Andes con comunidades en otras regiones del país genera sensibilidad para los participantes del programa y permite a las comunidades entrar en contacto con los grandes tomadores de decisión de las compañías del país”, explica Jorge Caraballo, CEO de la comercializadora Peskao Karibe, uno de los lideres de comunidades de la industria que participó en el último Reto EMBA.

En esta oportunidad, después de entender los dolores y desafíos en las distintas etapas de la cadena de valor, los estudiantes formaron equipos y plantearon soluciones para cada actor de la cadena de valor, y las presentaron para que los interlocutores las apropien en sus modelos de negocios. La reflexión final para este último ejercicio es que Cartagena es más que un destino turístico, es un elemento productivo que debe ser tratado de forma sostenible y regenerativa.

Kathrine Simancas, EMBA 2024, Directora de Energía y Gas de Andesco, menciona que “es un reto enriquecedor que conecta con la realidad de un ecosistema y de un proyecto en vivo. Esto es, finalmente, a lo que nos enfrentamos todos los días como ejecutivos”.

La metodología de aprendizaje basada en retos permite al estudiante comprender que puede liderar proyectos en cualquier industria “si tiene un conocimiento en liderazgo y lo aplica de forma correcta con bases en comunicación, sostenibilidad y mucho trabajo en equipo”, profundiza Hernández.

Este último componente es fundamental en las formaciones que se dan en la Facultad de Administración, dado que su propósito común gira en torno a enseñar que la administración es mucho más que negocios: es encontrar los mecanismos para que las comunidades en las que hacen vida las organizaciones sean parte de ese valor compartido que se construye. Definitivamente es una manera creativa, innovadora y disruptiva de iniciar un MBA de manera retadora.

*Textos proporcionados por la Universidad de Los Andes.

Más noticias