<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

“Si no pagaba me boleteaban”: relato de una pesadilla con el ‘gota a gota’

Marcelo Montoya deunció que venía siendo objeto de amenazas, le advertían que sino pagaba una suma de dinero sería “boleteado” por redes sociales.

Detrás del desesperado acto de un joven de 22 años que intentó tirarse el miércoles pasado del puente de la calle 10 y que fue persuadido en una valiente reacción de la agente de tránsito Johana Cadavid Hernández hay una problemática de fondo que se riega como pólvora en los barrios de Medellin, los préstamos “gota a gota” digitales que se están valiendo de todo tipo de amenazas para estafar a miles de personas.

Según explicó la guarda, el joven que contempló acabar con su vida, venía siendo víctima de una brutal y novedosa forma de extorsión. Lea también: ¿‘Gota a gota’ virtual? Esta es la denunciada modalidad de préstamos en línea

“Él está siendo extorsionado por WhatsApp con una nueva modalidad en la que, sino accedía a pagar, aparecería en redes sociales señalado de ser un violador”, explicó Cadavid.

Si bien el caso del joven puede ser el más mediático hasta ahora, las autoridades tienen conocimiento desde hace meses de cientos de hechos similares.

El pasado 14 de junio el periodista Marcelo Montoya también deunció que venía siendo objeto de una serie de amenazas en las que le advertían que sino pagaba una suma de dinero sería “boleteado” por redes sociales acusándolo de ser un criminal.

“Recibí una serie de llamadas en la madrugada que no atendí y en la mañana tenía varios mensajes que me decían que sino pagaba una tal ‘multa por unos servicios que había adquirido’ empezarían a hacer circular una imagen mía por redes sociales en la que decían que yo era un maltratador de mujeres y que había violado una niña de 8 años”.

En la imagen que el desconocido le hizo llegar a Marcelo salía su foto de perfil con un montaje con la amenaza.

“Si no pagaba me boleteaban”: relato de una pesadilla con el ‘gota a gota’

Por fortuna, Montoya pudo hacer viral su testimonio antes de que el montaje extorsivo fuera distribuido a sus contactos, por lo que el asunto no trascendió. Aún así él periodista señaló que no descarta que alguien haya puesto su número en alguna aplicación de préstamos de dinero que usa como método de presión este tipo de amenazas.

Desde el mes de abril, el diario El Colombiano viene alertando de aplicaciones como Supercrédito, Suplata, Plata Colombia, Rapi Crédito, Vida Luja y Profin, entre otras, que supuestamente ofrecen préstamos rápidos y sin requisitos pero que a cambio permiten tener acceso a la galería de fotos, los mensajes de texto, listas de contactos y hasta la localización del celular de quien solicita el crédito. Los montos del préstamo oscilan entre los $50.000 pesos y los $3 millones y son principalmente solicitados por personas de escasos recursos o que no pueden hacer préstamos formales. Lea también: “Regalan una elegante comida y te endeudan”: denuncian estafa en Cartagena

La cuestión es que si los usuarios no pagan antes del plazo pactado, los prestamistas amenazan con enviar fotos a sus contactos más cercanos con un mensaje anexo en el que alegan que el moroso es un “mala paga”. Con cada día que pase, al igual que los intereses de las deudas, las presiones aumentan y en un determinado momento ya las acusaciones apuntan a que al usuario es un abusador de menores u otro tipo de acusaciones graves.

Ante este panorama, las víctimas terminan cayendo en estados depresivos en los que su salud mental se deteriora al punto de ser arrinconados a tomar decisiones como la que estuvo a punto de tomar el joven el miércoles.

Una de esas víctimas es Elkin Hurtado Londoño quien hasta hoy sigue sufriendo las consecuencias de esta situación.

Elkin comentó que a finales de abril, por necesidad, tuvo que acceder a un préstamo a través de la aplicación Credibus. Pese a que accedió a todas las peticiones que le hicieron, al final no recibió la plata prometida. Sin embargo, cinco días después de haber solicitado el fallido préstamo le llegaron los temidos mensajes pidiéndole devolver el dinero en un plazo perentorio de una hora.

“A las tres horas comenzaron a decirme que iban a llamar a mis contactos diciendo que era un ladrón. Al día siguiente ví que habían mandado un foto a mis contactos acusándome de acosador y que yo los había puesto como referencia de pago. Con eso yo me fui a la Fiscalía pero allá me dijeron que ignorara los mensajes”, añadió. Lea también: Video: Soñaba con trabajar fuera de Cartagena, la estafaron y ya no le contestan

A los tres días a Hurtado lo amenazaron con hacer pública una imagen en la que lo acusaban falsamente de ser un violador de niños y que había abusado de dos supuestos sobrinos, que ni siquiera tiene. Por ello debió interponer una denuncia por los delitos de acceso a información privada y tentativa de extorsión.

“A raíz de esa situación a mí me tocaba salir camuflado a la calle con gorra y tapabocas por miedo a que la gente me viera y me hiciera algo”, contó.

El asunto, según Hurtado, se ha vuelto preocupante en la ciudad, de hecho reseñó que en su barrio –San Francisco en Itagüí– un hombre de 70 años se habría suicidado al no soportar las presiones recibidas por las extorsiones. Este diario consultó a la Alcaldía de Itagüí la cual indicó desconocer cualquier información al respecto, y agregó que serán las autoridades las que aclaren el hecho.

Infortunadamente los registros de las autoridades no permiten discriminar cuantos de estos casos de extorsión que han ocurrido en el Aburrá son por estos métodos de cobranzas. Aún así, el temor que las víctimas experimentan se mantiene por mucho tiempo.

“Si no pagaba me boleteaban”: relato de una pesadilla con el ‘gota a gota’

“Yo todavía sigo muy afectado, yo me alejé de todo el mundo y llegué a decir que no soportaba vivir más con esto y llegué a pensar en irme ‘al otro mundo’. Mi madre llorando me pedía que no pensara así, que todo tendría solución. A mí aún me da algo de miedo salira la calle, porque pese a que todo es mentira, uno no sabe a quien le pueden llegar esas fotos y que le coman cuento y lo terminen matando a uno,”, agregó Elkin.

“La muerte no es la salida permanente a un problema temporal”.

La psiquiatra María Mercedes Uribe indicó que aunque no hay estudios locales, si se ha notado que las situaciones extremas en torno a los temas sociales y económicos están llevando a más personas a pensar en el suicidio.

“La persona no tiene que tener un antecedente de enfermedad mental o de ideación suicida para que llegue a pensar en la muerte cuando tiene este tipo de problemas en los que se llega a perder la esperanza”, apuntó.

En la misma línea apuntó la psicóloga Laura Miranda Ávila, quien señaló que normalmente por las condiciones de los préstamos gota a gota, las personas fácilmente terminan incumpliendo los compromisos adquiridos quedando expuestos a las intimidaciones que pueden desencadenar altos niveles de estrés, ansiedad y angustia excesiva, llevando a la persona a no encontrar salida a su problemática financiera.

Las profesionoales también indicaron que es esencial para reducir el riesgo ante estos casos que el afectado posea una red de apoyo familiar o social que le permita expresar estas problemáticas así como que le pueda brindar una voz de aliento en un momento tan difícil.

“Lo ideal para la víctima es hablar de estos asuntos, porque al no comentarlos mayor es el peso y el dolor y más alta la posibilidad de perder la esperanza”, añadió Uribe.

Miranda también apuntó que en la medida de las posibilidades las personas ojalá pudieran tener un orden de las finanzas para que no tengan que llegar a estos préstamos. Y también es necesaria la intervención de un profesional en salud mental; así como el trámite de la respectiva denuncia ante las autoridades.

“La muerte no es la salida permanente a un problema temporal”, puntualizó Uribe.

Más noticias