<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Entérese de quién recomienda subir o bajar la tasa de interés en Banrepública

¿Te preocupa la tasa de interés?. Hablamos con el líder de los equipos económicos del Banco Emisor que hace las recomendaciones a la Junta Directiva de la entidad.

No es codirector del Banco de la República, tampoco es el gerente de la entidad y no vota en las decisiones de política monetaria en las reuniones mensuales de Junta Directiva del Emisor.

Es bogotano, PhD en Economía de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, y el hecho de dirigir el equipo técnico del banco central de Colombia hacen de Juan José Ospina Tejeiro, subgerente de Política Monetaria e Información Económica del Banco de la República, un hombre clave en las decisiones que toman los miembros de la Junta Directiva de esa entidad.

Y es clave porque para que el Banco suba o baje la tasa de interés de política monetaria, el insumo más importante que tienen los codirectores de la entidad son las recomendaciones que Ospina Tejeiro y su equipo presentan a los miembros de la Junta. (Lea aquí: “Hay que bajar la tasa de interés más allá de los 25 p.b.”: Minhacienda).

Por esta época de bajo crecimiento económico y alta inflación, las recomendaciones de Ospina Tejeiro cobran mayor relevancia, todo en medio de distintas voces, incluidas las que se escuchan desde el Gobierno nacional, que piden al unísono bajar las tasas de interés en unos porcentajes mayores a los ya hechos por la Junta del Emisor.

Mi mensaje principal es que hemos hecho un ajuste necesario - en la tasa de interés de política monetaria - que no nos parece del todo divertido, pero era necesario”:

Juan José Ospina Tejeiro, subgerente de Política Monetaria e Información Económica del Banco de la República

Ospina Tejeiro estuvo recientemente en Cartagena presentando el Informe de Política Monetaria del Banco de la República del último trimestre de 2023, en la Biblioteca Bartolomé Calvo, y previo a su intervención concedió una entrevista a El Universal, donde se refirió al momento de la economía colombiana, a la inflación, a las decisiones del Banco e hizo proyecciones sobre algunos indicadores de la economía colombiana en el corto y mediano plazo.

¿Cuál es su función en el Banco de la República?

- “Mi función es dirigir varios equipos y la principal función es hacer el Informe de Política Monetaria y el análisis macroeconómico y la recomendación de política monetaria que va a la Junta Directiva del Banco. Cada trimestre hacemos todo un análisis de la coyuntura, utilizamos modelos macroeconómicos, y con eso escribimos una recomendación sobre si debe subir la tasa de interés un tanto, bajarla un tanto o dejarla quieta, y se dan las razones y ese es el principal insumo que utiliza la Junta del equipo técnico para tomar sus decisiones. Nosotros, de alguna manera, hacemos el diseño de la política monetaria. Se hace mirando siembre hacia adelante. Hacemos un pronóstico de cómo creemos que va a evolucionar la economía y con base en eso, utilizando modelos macroeconómicos, le decimos a la Junta qué creemos que podemos hacer. La junta decide lo mejor”.

“Ese equipo técnico lo conforman 150 personas, 100 en Bogotá, 50 fuera de Bogotá. Adicionalmente, se hacen otros ejercicios de análisis macroeconómicos. Un grupo de análisis de política fiscal, otro de análisis del mercado laboral (reporte del Mercado Laboral, se llama GAMLA, Grupo de Análisis del Mercado Laboral). Hay un grupo grande que produce gran parte de las estadísticas del Banco de la República, índices de tasas de interés e índice de tasa de cambio, la balanza de pagos, hacemos seguimiento al sistema de crédito, a la deuda externa y otro equipo, en las regiones, que hoy en día produce el Pulso Económico Regional y son personas que están en las distintas ciudades, hablando con los empresarios para medir el pulso a la economía desde sus territorios”.

¿Qué resaltar del más reciente Informe de Política Monetaria?

“El Informe recoge la visión que tenemos hacia dónde va la economía y qué está pasando con la inflación y qué va a pasar con el crecimiento económico. Vemos un crecimiento económico que este año sería relativamente bajo, del orden del 0,8%. Recordemos que el año pasado, antes de tener la última información del Dane, creíamos que íbamos a crecer el 1% y solo crecimos 0,6% de acuerdo a lo que dijo el Dane. Y este año mantendríamos unas tasas de crecimiento que son relativamente bajas. El 0,8% es relativamente bajo, porque creemos que la economía colombiana puede, en condiciones normales, crecer a tasas del orden del 3%. Este será un año relativamente lento, con una recuperación hacia el 2025 donde el crecimiento esperamos que sea del orden del 3%”.

“La inflación ha venido cayendo y lo ha hecho por 9 meses consecutivos y esperamos que caiga este año de manera fuerte y cierre el año en 5,9%. El año pasado cerró en 9,3%. Eso es una muy buena noticia. Eso implica que ya hay un control más efectivo de la inflación y que esta debería acercarse en 2025 al 3%. La Junta Directiva espera que para mediados de 2025 la inflación esté alrededor del 3%, que es la meta a largo plazo, después de todos estos años de inflación muy alta, donde los precios suben mucho. Esas dos cosas están conectadas. De alguna manera para bajar la inflación tocó crecer un poco menos. Este año no vamos a crecer mucho, la buena noticia es que en parte, gracias a eso, vamos a reducir la inflación y eso haría estables los precios hacia delante”.

¿Cómo conciliar una inflación controlada o a la baja y un buen crecimiento económico?

“Es difícil, esto más que ciencia es un arte. El secreto principal son dos cosas. Lo primero, uno tiene que tener una idea de porque la economía está como está y de alguna manera cuáles son esos choques que han afectado la economía. Imagínese un fenómeno de ‘El Niño’, la pandemia o la subida de los precios de los fletes o la subida de alimentos después del paro. Cualquier cosa de esas uno tiene que tener la idea de qué es lo que lo está afectando, si usted reconoce esos choques y los puede identificar, puede decirle a la Junta, dado esos choques yo espero que los efectos de esos choques desaparezcan en ese tiempo, pero creo que la reacción a esos choques es subir las tasas de interés o bajarla, pero uno tiene que tener el choque bien identificado, porque si se equivoca va a dar una mala recomendación y la política monetaria se va a equivocar”

“Para eso usted necesita un segundo ingrediente, se necesita tener un proceso de análisis muy riguroso dentro del Banco de la República, por eso trimestralmente hacemos el Informe de Política Monetaria, que ocurre en dos etapas. La etapa preliminar, que ocurre entre noviembre y diciembre, en este trimestre, en este caso, y la etapa definitiva que ocurre en enero, cuando se tiene más información y se ha hecho un análisis más profundo. Pero es en ese proceso podemos tener alrededor de 30 reuniones en el orden de dos meses, solamente entre el equipo técnico. Tenemos 5 o 6 reuniones con la Junta. Esas reuniones las seguimos muy rigurosamente para tratar de que no se nos vaya a escapar nada, que el análisis sea sumamente riguroso, de poder responder las preguntas, de habernos hecho las preguntas difíciles y ese proceso es una especie de construcción colectiva donde hay gente que dice eso no me parece y otros que sí, que es muy detallado y tortuoso, pero hace parte del secreto de poder hacer el mejor análisis posible. Aún así a veces se equivoca”. (Lea aquí: Tasa de interés: “decisiones se tomarán con cautela”, dice Banrepública).

¿Qué tan receptivos son los miembros de la Junta a las recomendaciones del equipo técnico del Banco?

Las recomendaciones, que de alguna manera tienen opiniones, con base en el análisis, tienen una reserva de 15 años. En mi experiencia reciente hemos sido más exitosos. En un 90% los codirectores hacen algo parecido a lo que nosotros les recomendamos o igual. Muchas veces la recomendación al final del día es una cosa, digamos en términos de número, es sencilla. Suba la tasa de interés 50 puntos básicos y ellos hacen 25 pb. En dirección los porcentajes son más altos y en magnitudes son un poquito más bajos. Hay que entender que la Junta la integran siete personas, todos muy inteligentes y tienen mucha más información y otros insumos y tienen consideraciones que ellos hacen en las minutas”.

Hay quienes cuestionan el ritmo en que baja la tasa de interés de política monetaria. Muchos, incluso desde Palacio, piden una reducción mayor a los 25 puntos básicos. ¿Qué decirles a quienes así piensan?

Esto no es necesariamente una ciencia. Lo primero es que uno está haciendo un pronóstico y cuando se hace política pública uno tiene que pensar en los riesgos que corre la política pública y eso aplica para la reforma a la salud, la pensional... Lo mismo pasa con las tasas de interés. ¿Qué ha pasa? Colombia está teniendo un fenómeno de ‘El Niño’ fuerte, el salario mínimo subió más de lo que nosotros esperábamos, en un año donde el crecimiento de la productividad no fue muy alto, y venimos de un año con una inflación muy alta, porque 9,3% es muy alto”.

“Qué hemos notado, que los servicios siguen con unas inflaciones altas y bien difíciles de bajar, bajan muy lentamente. Muy a principios del año nosotros vemos riesgos a que la inflación sea más alta de la que esperamos. ¿Qué esperamos? Que la inflación caiga bastante, de 9,3% a 5,9%, pero alrededor de ese pronóstico hay unos riesgos y aunque uno se puede equivocar por arriba o por abajo, lo que más nos preocupa cuando se está en 9,3%, es que se trepe. Esos riesgos están mucho más concentrados en la primera parte del año, porque los efectos del fenómeno de ‘El Niño’, si se van a ver, se verán en los primeros 6 meses, porque cuando tienes un incremento salarial alto, muchas veces los salarios se van más rápido en el primer semestre y cuando uno ha tenido una inflación muy alta el año anterior, la mayor parte de los incrementos de precios se dan en la primera parte del año”.

“A muy corto plazo los riesgos inflacionarios son al alza y nos preocupa porque la inflación ha estado alta por mucho tiempo. Ya en la segunda parte del año vemos unos riesgos mucho más balanceados, menos riegos al lado de la inflación y vemos riesgos más altos al lado de actividad económica porque se ha desacelerado bastante. Por eso la bajada de tasas ha sido un poco prudente en gran parte por ese análisis de riesgo”.

La segunda parte de mi respuesta es una analogía. La política monetaria cuando hay inflación es como tratar un cáncer. Cuando a usted le sale una bolita en alguna parte del cuerpo, usted debe ir al médico rápido. Si no va rápido puede terminar en una quimioterapia. Entonces de alguna manera hay que tratar de pasar el dolor lo más rápido posible y eso tiene beneficios más grandes, que es evitar la quimioterapia. Qué pasa si nosotros bajamos muy rápido – la tasa -, puede que la inflación no baje y después nos toca tener las tasas altas por más tiempo y allí el dolor es más grande y donde entramos en la fase de quimioterapia que no se quiere entrar. Hay que sacarse la bolita rápido. Cuál es el beneficio de eso, es que si usted controla la inflación, las tasas de interés que importan, que son las tasas de interés reales, que son las de largo plazo, van a ser más bajas y esas son las que les permiten a un empresario o a un hogar tomar decisiones de largo plazo de inversión: comprar una casa, construir una carretera, hacer una fábrica. Las que importan son las tasas de interés reales de largo plazo y lo mejor que puede hacer el Banco de la República para que las tasas de interés reales de largo plazo sean bajas, es controlar la inflación. No son las tasas nominales las que importan, son las reales y si usted no hace la tarea rápido se le suben las reales, ese es el problema”.

¿Qué le preocupa a la gente que acude a la presentación del Informe de Política Monetaria del Banco?

Las preocupaciones van cambiando. Cuando la inflación es muy alta, a la gente le preocupa como se le están subiendo los precios. Cuando la economía se desacelera les preocupa que no le están creciendo los negocios. Una preocupación que oigo bastante, más que la inflación o el crecimiento económico, realmente son las tasas de interés que nosotros tenemos, porque tarde o temprano la gente empieza a sentir el dolor de las tasas de interés alta. Entonces los empresarios están preocupados porque tienen muchas deudas y el costo financiero se les aumenta o los hogares que también venían endeudados después de la pandemia, no están pudiendo pagar las tarjetas de crédito. Por eso miramos hacia delante, hay que ser preventivos. Hay alguien que decía que el trabajo de un banquero central es preocuparse. Subir las tasas de interés lo que puede hacer, en un momento, es prevenir que usted se endeude demasiado, pero si usted se endeuda demasiado y se suben las tasas de interés es posible que no pueda pagar”.

¿Qué predicciones se hacen para el 2024 y en qué se soportan esos pronósticos?

“Hoy vemos fuerte el consumo de servicios, la demanda privada es bien fuerte y ha habido una dinámica en general en las exportaciones, como el turismo en el que Cartagena es una de las ciudades principales. Allí vemos una fortaleza grande que esperamos se siga manteniendo. Donde están las preocupaciones más grandes es por el lado de la inversión. Esta tiene diferentes componentes. La inversión en vivienda y carreteras e infraestructura, maquinaria y equipo para las empresas. Esta última, se ha desacelerado, pero venía de unos niveles muy altos, la corrección ha sido muy grande, pero normal todavía. La vivienda ha estado muy fuerte pero está en unos niveles relativamente aceptables, pero sabemos que las condiciones financieras, en parte por las tasas de interés, no son favorables para la inversión en vivienda. No son el único factor. Hay factores de incertidumbre que afectan que una persona decida tomar un crédito hipotecario o que un empresario de la construcción decida construir. Donde hay más preocupación es en las obras civiles, porque están en unos niveles muy bajos y las obras civiles de alguna manera dependen menos de las tasas de interés. Ese es el rublo que nos tiene más preocupados y por el cual el crecimiento no va a ser más alto”.

¿Durante todo este tiempo en el Banco, cuál ha sido el momento más difícil para hacer recomendaciones a la Junta?

“¡Todos! Yo empecé mi trabajo en el 2019, justo cuando se recibe la ola de migración de Venezuela y mi primera tarea era tratar de responder cómo debería responder la política monetaria a esa migración y luego en 2020 llega el COVID y es etapa es muy difícil. Fue la más difícil, fue una etapa donde había una situación totalmente desconocida, los modelos dejan de servir, las herramientas se debilitan, lo que haces normalmente no sirve o usted no sabe si sirve, o usted empieza a pensar por qué es que no sirve y le toca ser muy creativo para tratar de poder dar una recomendación ya sin sus herramientas normales. Esa etapa fue muy difícil y como todo el mundo lo vivió, cambia la forma de hacer el trabajo y uno está en su casa y adicionalmente nos tocaba hacer las cosas de una manera diferente y más recientemente lo que ha sido muy difícil. Con la salida de la endemia y una inflación alta, ese ya es un problema del Banco de la República. Esa etapa de hacer un buen diagnóstico, de recomendar subidas de tasas de interés y una subida tan agresiva como se ha hecho, las tasas más altas de los últimos 20 años, ha sido un proceso difícil, porque del otro estamos tratando de convencer a una Junta preocupada por todo el ambiente económico, ese pedazo ha sido difícil”.

La inflación ha venido cayendo y lo ha hecho por 9 meses consecutivos y esperamos que caiga este año de manera fuerte y cierre el año en 5,9%”:

Juan José Ospina Tejeiro, subgerente de Política Monetaria e Información Económica del Banco de la República

“Espero que la gente confíe en que el Banco de la República está haciendo la tarea y lo más importante para que la política monetaria funcione bien y las tasas de interés bajen rápido es que las expectativas de inflación que tiene la gente, los empresarios estén muy cerca a la meta de inflación del banco, porque una vez eso pasa, la inflación se vuelve la que quiere el banco y ese momento uno puede decir ya llegamos tranquilos, podemos bajar la tasa de interés más fácil o no tenerla que subir. La credibilidad en el Banco es muy importante, que la gente diga yo creo que ese banco va para 3 -en la meta de inflación- porque si la gente actúa como que el banco va para 3, las cosas suben 3% y todos somos felices”. (Lea aquí: Los efectos de mantener la tasa de interés inalterada).

EL MENSAJE CENTRAL

En su intervención de Cartagena, Juan José Ospina Tejeiro, subgerente de Política Monetaria e Información Económica del Banco de la República, dejó el siguiente mensaje:

“Dejo un mensaje optimista en el siguiente sentido. Colombia venía en un escenario económico que no era sostenible en el largo plazo, venía desbalanceado y ese desbalance se debía a: Primero, estábamos consumiendo mucho y endeudándonos bastante. Segundo, porque eso estaba reflejado en que la inflación estaba muy alta y tercero, porque Colombia tiene un déficit con el resto del mundo muy persistente y venía con niveles muy altos que hace que toque financiarnos y en un ambiente en que las tasas de interés son altas en todo el mundo, es más difícil financiar ese déficit y también había unos desbalances muy grandes del lado fiscal, por ejemplo en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, FEPC. ¿Qué ha hecho la política fiscal y monetaria? Han hecho un ajuste que era necesario para reducir esos desbalances y eso hace que usted esté en una mejor posición para crecer de una mejor manera de aquí en adelante. Se está reduciendo la inflación, el nivel de actividad económica es mucho más sostenible, hemos reducido la vulnerabilidad externa, se han ajustado las finanzas públicas bastante y eso nos pone en una mejor situación para crecer”.

“Hacia adelante hay que pensar cómo vamos a hacer para que este país crezca más y para que la inversión sea más alta. Gran parte es que el Banco de la República no tiene mucho que hacer en determinar la inversión en el largo plazo, a corto plazo sí, porque sube la tasa y se invierte menos o la bajas y se invierte un poquito más, pero en el largo plazo son otros factores como la estabilidad macroeconómica, la confianza y otro tipo de cosas que hacen que la inversión esté allí y esa inversión es importante para poder generar niveles de actividad económica sostenible. Mi mensaje principal es que hemos hecho un ajuste necesario que no nos parece del todo divertido, pero era necesario. Es como si la fiesta hubiera demorado muchísimo y estamos ya con guayabo y nosotros somos el Alka -Seltzer “.

Más noticias