<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

En Junior no gusta la mano dura; ¿seguirá la recocha de siempre?

En Barranquilla se entrena diferente. Hay mucho tiempo para los relajos, más espacios libres para los jugadores, tradicionalmente ha sido así.

A Hernán Darío ‘El Bolillo’ Gómez se le contrató para que hiciera una limpieza en el camerino de un equipo acostumbrado a entrenar poco y divertirse más afuera de la cancha.

Al menos eso es lo que siempre se ha dicho en los corrillos del fútbol en Barranquilla.

Y la limpieza la hizo ‘Bolillo’, sacó a Sebastián Viera, quien ejercía una gran influencia en el equipo principal de Junior desde hace varios años. Y con el cancerbero estrella también se fueron otros como Luis ‘El Chino’ Sandoval, sorprendido en un entreno bajo efectos del alcohol, y unos cuantos más.

Lo de Junior históricamente, con el comportamiento de sus jugadores, ha sido una recocha sabida por toda la familia del fútbol colombiano.

Los dirigentes, en este caso la familia Char, trajeron a un entrenador de charreteras para que le hiciera frente a esta situación y acabara con la flojera y la falta de compromiso.

Este tipo de acciones en un club no gusta mucho normalmente en los trabajadores, que son el pulmón del mismo. Lea aquí: “Pensamos seguir con “Bolillo”, pero el ambiente estaba pesado”: Fuad Char

A ‘Bolillo’ no le acompañaron los resultados y se fue sin pena ni gloria porque la afición de Barranquilla es ganadora y no resiste ver a su equipo amado de capa caída.

El técnico paisa dejó a Junior eliminado de la Copa Colombia en los octavos de final de manos de Cúcuta Deportivo y en el puesto 17, con apenas tres puntos, en la Liga Betplay.

Y en la debacle de Gómez en su estadía en Junior pudieron pasar tres cosas.

La primera es que los refuerzos que trajo no funcionaron, no contrató a jugadores de primer nivel y por eso no rindieron.

La segunda es que el equipo, sobre todo la base del plantel que ya estaba, se le paró, no quiso caminarle para presionar por su salida.

Y la tercera pudo ser las dos cosas. Se rajaron los refuerzos y tenía resistencia de parte de un grupo del plantel.

Es verdad que un gran referente, el principal, Juan Fernando Quintero sale del club por diferencias con Gómez, pero aún así el equipo que quedó tenía para hacer medianamente digno, lo cual no ha sucedido. ‘Bolillo’, un técnico que ha dirigido en mundiales y tiene grandes conocimientos como entrenador, se va por la puerta de atrás de Junior.

Llega Arturo Boyacá, un entrenador que ya dirigió al equipo en ocasiones anteriores. La pregunta es si sigue le recocha en Junior, un club acostumbrado a participar en el torneo entrenándose de una forma bastante diferente a los demás en Colombia.

Más noticias