<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Copa de Maestros: Alcaraz, el jugador más joven del siglo en ganar un partido aquí

El español venció al ruso Andrey Rubley en una hora y 13 minutos.

El español Carlos Alcaraz, con su victoria de este miércoles frente al ruso Andrey Rublev, se convirtió en el tenista más joven de este siglo en ganar un partido de la Copa de Maestros.

El jugador murciano, número 2 del mundo, por detrás del serbio Novak Djokovic, se impuso a Rublev (26) por 7-5 y 6-2 en una hora y 13 minutos y puso fin a una racha de tres derrotas seguidas, la peor en su todavía corta carrera en el circuito ATP.

El pupilo de Juan Carlos Ferrero obtuvo este triunfo con 20 años, 6 meses y 10 días -nació el 5 de mayo de 2003- y aventajó en cinco días al danés Holger Rune, también presente en las Finales ATP que se disputan en la ciudad italiana de Turín con la presencia de las ocho mejores raquetas del año en curso. Lea aquí: ¡Sorpresa! Eliminados Juan Sebastián Cabal y Robert Farah en los Nacionales

Rune, nacido el 29 de abril de 2003, seis días antes que Carlos, se impuso el martes al griego Stefanos Tsitsipas por 2-1 y retirada del heleno por lesión en el primer set con 20 años, seis meses y 15 días.

Alcaraz y Rune, éste octavo en el ránking, son dos ejemplos de precocidad al más alto nivel en el mundo del tenis.

Hay que remontarse al año 2000 para encontrar a un tenista más joven que el español en ganar un encuentro de maestros.

Lo hizo el australiano Lleyton Hewitt cuando venció al estadounidense Pete Sampras por 7-5 y 6-0. El de Adelaida hizo su debut en una Copa de Maestros con ese choque y, aunque no pasó la fase de grupos, volvió en 2001 para llevarse el título cuando tenía 20 años, 9 meses y tres semanas, es decir con 95 días más de los que ahora tiene un Alcaraz que conserva opciones de conquistar el título.

Si lo consigue, sería el campeón del torneo de maestros más joven del siglo, aunque lo que no podrá hacer es ser el ganador más joven de la historia, un privilegio que corresponde al estadounidense John McEnroe, quien se lo llevó el 14 de enero de 1979 con 19 años y 11 meses, al vencer en la final a su compatriota Arthur Ashe por 6-7, 6-3 y 7-5 en Nueva York.

Más noticias