<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Conozca a la colombiana que apoya a Brasil en Qatar

Estudió educación física y es entrenadora del club Hato Viejo de las divisiones infantiles de Antioquia.

Durante el partido de Brasil – Serbia, los hinchas brasileños inundaron el estadio con cánticos y alegría; entre ellos había una mujer que se distinguía por sus gritos y su baile con un claro acento colombiano; portando la camiseta de Brasil se fundía entre los demás hinchas. Lea aquí: Brasil ya piensa en los octavos de final del Mundial

Al salir hubo un concierto de música a cargo de la DJ patrocinada por celulares Vivo. La colombiana una vez más se destacó al armar un círculo alrededor de ella, en donde se turnaron árabes y brasileros para compartir unos pasos de baile con esta alegre mujer. Así es Margarita Acevedo, oriunda de Bello, Antioquia. Mujer hecha a pulso en condiciones adversas, que con temple ha intentado hacerse un nombre en las divisiones inferiores del fútbol colombiano.

Conozca a la colombiana que apoya a Brasil en Qatar

Estudió educación física y es entrenadora del club Hato Viejo de las divisiones infantiles de Antioquia; al preguntarle por qué decidió venir a Qatar, responde que una entrenadora de fútbol tiene como sueño estar en el evento más importante del fútbol y ella, amante del buen juego, siempre fue admiradora de Brasil, desde Bebeto y Rivaldo en los años 90; se enamoró de los pases y la buena definición, por ello su sueño fue ir al mundial de Brasil en el 2014 pero coincidió el evento con el nacimiento de su primer hijo, así que en medio del parto se prometió ir al siguiente Mundial. El destino no quiso que estuviera en Rusia, pero su sueño de participar en un Mundial se vio impulsado gracias al esposo de una tía, un marroquí que le contó las bondades de la cultura árabe y entre historias y buena gastronomía se motivó a aventurarse a ir a Qatar para apoyar su equipo preferido de los mundiales: Brasil. Margarita sufrió del machismo al estar en una profesión dominada por los hombres; como entrenadora más de una vez fue cuestionada por contrarios e incluso por los propios padres de familia, pero con temple y resultados demostró que no es cuestión de género sino de talento y conocimiento dirigir un equipo de fútbol; por ello hoy sigue dirigiendo el equipo infantil y varios de sus pupilos ya han ingresado a equipos reconocidos.

Al motivarse a ir a Qatar dicho temple tuvo que salir a flote; su esposo se opuso desde el primer día a la decisión y sin tener una historia crediticia logró sacar su primera tarjeta, que afortunadamente fue VISA pues es la única que se puede usar dentro de los estadios; para quien se lo propone, cualquier sueño es posible y así ocurrió con Margarita: pudo viajar a Qatar, apoyar la selección, bailar y disfrutar de un país lejano que se vuelve alegre gracias a la fiesta del fútbol.




Más noticias