<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Mompox: Hombre decapitó a su hija y murió segundos después por un rayo

¿Por qué una cabeza decapitada acompañaría la figura de un santo en una iglesia? Conoce la historia que inspiró la construcción de la Iglesia de Santa Bárbara en Mompox.

Si hablamos de una torre que encierra a una joven, probablemente ‘Rapunzel’ sea el nombre que aparece en tu mente, pero este no es un cuento de los hermanos Grimm, se trata de la desgarradora historia de Santa Bárbara, la cual se remonta al siglo III. Lea: Galería: así se vivió el Desfile Folclórico Resuena Bolívar en Mompox

Antes de ser declarada santa, era conocida como Bárbara de Nicomedia, este último nombre es el mismo de la ciudad en que nació (Imperio Romano), de la cual su padre era la máxima autoridad, y que en la actualidad es identificada geográficamente como Izmit en Turquía.

Dióscoro, padre de Bárbara, estaba convencido de que el “peligro” de conversión al cristianismo por parte de su hija, lo cual en aquel entonces era considerado una gran desgracia, andaba por ahí suelto, rondando las fortificaciones de Nicomedia y acechando a la joven, cuya curiosidad y constantes cuestionamientos sobre el mundo, la religión y filosofía, la hacían un blanco fácil para cristianos, que no solo estarían ansiosos por “convertirla”, sino también por pretenderla.

Por este motivo decidió encerrarla en una torre impenetrable, custodiada por cuatro leones, protección que su padre consideró suficiente como para ausentarse un tiempo, lapso en el que Bárbara, irremediablemente, terminó convirtiéndose a la criticada religión gracias a los maestros, poetas y filósofos que iban hasta su “jaula de oro” para educarla.

Cuando Dióscoro regresó se llevó la gran sorpresa de que su hija había sido bautizada y que, incluso, había ordenado construir una tercera ventana en la torre, la cual simbolizaba la Santísima Trinidad... pero bueno, por lo menos el hombre ya no tendría que preocuparse por que su hija se casase prematuramente y, peor aún, con un cristiano, pues ella había decidido que su único esposo sería Dios... sí, como era de esperarse, esto no apaciguó la inmensa ira de Dióscoro, quien llegaría hasta las últimas consecuencias por la desobediencia de Bárbara. Lea: En Mompox, bienes de interés cultural podrán pagar servicios públicos como estrato uno

Retrato de santa Bárbara, por Francisco Bayeu, en 1767. // Foto: Internet.
Retrato de santa Bárbara, por Francisco Bayeu, en 1767. // Foto: Internet.

El mandatario de Nicomedia no tuvo otra opción que convertirse en el verdugo de su propia hija, la cual prefirió ser sometida a múltiples torturas antes que doblegar su fe.

Se dice que “fue atada a un potro, flagelada, desgarrada con rastrillos de hierro, colocada en un lecho de trozos de cerámica cortantes y quemada con hierros candentes, a la corta edad de 16 años”.

La última imagen que los ojos de aquella mártir capturaron fue la de su padre sosteniendo por todo lo alto la espada con la que segundos después cortaría su cuello como castigo mortal por proselitismo.

Aunque si el perturbador mito que indica que las cabezas decapitadas permanecen conscientes minutos después de haber sido separadas del cuerpo llegase a ser cierto, Bárbara pudo haber visto cómo a su padre le llegaba el karma inmediatamente, pues la historia cuenta que justo después de haber acabado con la vida de su hija, una centella hizo lo mismo con la suya, dejando su cabeza junto a la de Bárbara, yaciendo juntas en lo alto de una colina, a la que ambos, sin saberlo, subieron para su juicio final en la tierra.

“Después de rayo caído, no hay Santa Bárbara que valga”, expresó Luis Alfredo Domínguez, guía turístico de Santa Cruz de Mompox (Bolívar), para explicarme, luego de haberme contado la sorprendente historia, la importancia que tiene esta santa para el Distrito. Le puede interesar: Priscilla Gómez, la costeña que brilló en el Royal Opera House

Esto no solo se evidencia en los refranes momposinos que llevan su nombre, sino también en las plegarias de los locales, en las que suplican por la protección durante las tormentas y, asimismo, las invocan luego de una gran sequía.

Martirio de Santa Bárbara pintada por Lucas Cranach en 1510. // Foto: Internet.
Martirio de Santa Bárbara pintada por Lucas Cranach en 1510. // Foto: Internet.

Además, cada 4 de diciembre, Día de Santa Barbara, la ‘Ciudad de Dios’ se viste de fiesta, siendo la Iglesia de Santa Bárbara, una hermosa edificación construida en 1613, el epicentro de esta celebración.

Lo curioso es que esta emblemática construcción cuenta con una torre, de la que sobresale un balcón con tres ventanas... quien no conoce la historia de Bárbara de Nicomedia pensará que se construyó pensando en la magnífica vista que proporciona, pero no es más que una referencia a la historia de esta mártir católica.

De igual forma, se aprecian cuatro leones cerca de la base de la construcción, animales que habrían custodiado la torre en la que Dióscoro encerró a su hija.

Y así, si visitas esta obra arquitectónica podrás encontrar un sinnúmero de guiños a esta gran historia, pero sin duda el más importante se halla al entrar al recinto: en un altar, junto a dos ángeles y debajo del Espíritu Santo, descansa la figura de Santa Bárbara y a sus pies la cabeza de un hombre, su padre y verdugo.

Más noticias