<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Julio Sánchez invita a ver su actuación en Hotel, dulce hotel

La serie que te hará llorar con su sentida historia se estrenará a finales de agosto en Canal 13. El actor Julio Sánchez contó su experiencia.

‘Hotel, dulce hotel’, el más reciente proyecto del laureado director barranquillero Roberto Flores Prieto junto a la productora y escritora Diana Lowis, cuenta además con Julio Azar como director invitado. Lea aquí: Desde esta fecha regresa ‘La rosa de Guadalupe’ a RCN.

La serie, antológica y multigénero, explora el amor en todas sus formas, a través de historias que van desde la comedia hasta el drama, pasando por el suspenso metafísico.

Producida por La Colmena Industria Creativa & Kymera Studios con el apoyo de Mintic y la colaboración de la Universidad del Norte, la serie se estrenará de forma oficial el próximo domingo 31 de julio, a las 9 p. m., por el Canal 13.

El elenco, grande en integrantes y talento, cuenta con la participación de actores de gran trayectoria como Santiago Alarcón, Julio Sánchez Cóccaro, Hugo Gómez, Ana María Arango, Rita Bendek, Jenniffer Steffens, además de talentos como Maruia Shelton, Luz Estrada, Clary Borja, Sol Juanita Ortiz, Nazly Ramírez, Jorge Ramirez, Mischa Medina, Shary Vargas, Yandira de la Rosa, Óscar Quiñones, Jaime Serrano, Santiago Tapia, Laurencio Palacio, Mábel Pizarro, Isabella Restrepo, Aldair Hernández y Roosevel González.

El Universal habló con Julio Sánchez Cóccaro, uno de los actores principales, y esto es lo que dijo de la nueva serie.

¿Cómo llegaste a ser parte del elenco de ‘Hotel, dulce hotel’?

-Con Roberto nos conocimos en la serie ‘Hombres de Dios’, que fue una producción espectacular. Teniendo como base esta producción, más la forma de trabajar de Roberto, de su equipo y cómo escriben ellos, a mí me llegó la propuesta. La leí y volví a quedar encantado con lo que hacen ellos, y ahí terminamos trabajando y disfrutando el trabajo que se hace con el director.

¿Qué tan importante es estar de protagonista en la serie?

-Es muy interesante cómo Roberto valora el trabajo de cada uno de nosotros. Un orgullo y un placer que me haya escogido como protagonista de ese episodio, sobre todo, porque es muy dramático, muy lindo porque es la relación con una hija que él (el personaje) abandonó, que debe reivindicarse y pedir perdón. Pienso que esa es la base de la vida. A mí me tocó muy de fondo el guion y hubo momentos en los que vi llorar a otras personas con el episodio.

¿Qué tanto se identifica Julio con el personaje?

-Mi vida es totalmente opuesta a la del personaje, pero sí me identifica. Es un personaje que tuvo hijos por todas partes, fue responsable, entre comillas, de algunas cosas profesionales, a nivel intelectual... un tipo buena vida, pero llegó un momento en que la vida empezó a pasarle factura y el tipo lo que más amó en su vida, que fue una hija que tuvo con su última esposa, no está con él. Siento que hay que reivindicar y recrear esos momentos, entonces el Hotel, dulce hotel es el espacio donde él puede llegar a encontrarse con ella y, de pronto, hasta morir al lado de ella... de esa persona que él ama tanto, pero entran unos conflictos muy fuertes porque ella fue abandonada, y yo personalmente, jamás abandonaría hijos. Jamás tendría hijos con muchas mujeres... el personaje es totalmente opuesto a mí, pero también me identifica en eso: yo pienso que si la vida hubiese sido así, pues qué triste hubiera sido la vida mía, porque yo no pienso así.

De todas las producciones en las que has participado, ¿qué tiene esta que las demás no?

-Tengo 53 años de actuación. En general, las producciones con Roberto Flores representan algo muy importante en mi vida. Son como un bálsamo para mi espíritu de actor porque desde que él hace la propuesta del proyecto lo hace con un amor, con una elegancia, con un ímpetu intelectual... él tiene las características de alguien que puede convencer a una persona como yo, que soy sensible y hay muchos actores, como yo, que son sensibles. Cuando uno lee, se da cuenta de que está muy bien escrito, y cuando uno realiza se da cuenta de que está muy bien hecho. Y por otro lado, cuando uno la ve, se da cuenta de que en posproducción se dieron la pela de estar minuto a minuto y segundo a segundo viendo colorimetría, la edición, los cortes, el sonido... absolutamente todo.

La diferencia es que uno no está haciendo empanada: está haciendo cine para televisión.

¿Invitas al público a sintonizar Canal 13 para ver esta serie?

Los canales regionales, y los que se llaman canales entre comillas, están haciendo un gran esfuerzo para hacer productos muy profesionales y con una factura que supera muchas veces a los canales tradicionales. Vale la pena pasar por esos canales que superan muchas veces a los tradicionales, quedarse ahí y ver lo que están haciendo con gran esfuerzo y profesionalismo. Se van a enamorar de la serie ‘Hotel, dulce hotel’. Los quiero.




Más noticias