<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Fotos: Exposición muestra que el barrio Nelson Mandela fue violentado

Proyecto En-cueros busca la resignificación del barrio Nelson Mandela y se inauguró en el Museo Santuario San Pedro Claver.

“Nelson Mandela no es violento, fue violentado” fue la frase más repetida por los líderes comunitarios y jóvenes mandeleros en el proyecto En-cueros, que busca resignificar el imaginario de Nelson Mandela.

Este miércoles se inauguró ese mismo proyecto en el Museo Santuario San Pedro Claver. En-cueros es una iniciativa de resignificación del barrio Nelson Mandela de Cartagena, que busca reconstruir su memoria a partir de encuentros intergeneracionales entre líderes comunitarios y jóvenes estudiantes.

La iniciativa es desarrollada por la Fundación Artvi ”Arte para la Vida” en el marco del proyecto Casas de la Verdad con Sentido de la Comisión de la Verdad, apoyado por el programa de Alianzas para la Reconciliación – PAR de ACDIVOCA y USAID. Lea también:

Las instituciones educativas que participaron en el proyecto —que tiene como objetivo contar las verdades vivenciadas en el marco del conflicto armado urbano — son: Jesús Maestro, El Salvador sede Las Colinas y Colombo Holandés.

Se desarrollaron tres laboratorios de artes plásticas y visuales enfocados en la memoria, la reconciliación y la no repetición, con el fin de generar un espacio de confrontación y reflexión sobre las realidades históricas asumidas por la comunidad. Los laboratorios contaron con la participación de 60 jóvenes, con edades entre los 14 y 18 años.

El nombre del proyecto ‘En-cueros’ plantea la metáfora de mostrar las realidades sin censura.

El proyecto siguió la línea conceptual de las obras del artista plástico Dayro Carrasquilla Torres, es decir, en cada una de las casas de exposición que hubo en Mandela se encontraban obras de su autoría, que los líderes utilizaron como apoyo para contar las verdades en relación al conflicto.

El nombre del proyecto ‘En-cueros’ plantea la metáfora de mostrar las realidades sin censura y ser conscientes del grado de tensiones existente cuando se denuncia todo acto deshumanizante, con la intención de reconocer la valentía de los héroes comunitarios para restaurar su dignidad y comprender de manera colectiva lo sucedido.

Los jóvenes en medio del asombro y dolor tomaron como propios los testimonios compartidos, registrándose en la bitácora, su memoria y el corazón, y comprendiendo que el barrio ha sido estigmatizado por el desconocimiento de los hechos.

Los líderes comunitarios y jóvenes mandeleros también reconocieron que el territorio en el que viven no es violento sino violentado, y se resaltó la importancia de atesorar y compartir estas verdades para lograr la resignificación del imaginario de Nelson Mandela.

Además se lograron conocer, explorar y abordar técnicas como el ‘collage’ y el ‘fototransfer’ para la construcción de universos visuales capaces de contar las verdades vivenciadas en el marco del conflicto.




Más noticias