<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Mineros de Norte de Santander, bajo amenaza del ELN

Según se conoció, al menos 12.300 toneladas diarias de carbón se están quedando estancadas en las minas de la región.

Pasar del pánico y la incertidumbre, a las pérdidas millonarias en el gremio de mineros y carboneros, por cuenta del paro de transporte de este mineral que ordenó el Ejército de Liberación Nacional (Eln) desde el pasado 27 de junio, en Norte de Santander, se convirtió en la mayor preocupación de este sector comercial.

Según se conoció, al menos 12.300 toneladas diarias de carbón se están quedando estancadas en las minas de la región, por el temor que infundieron integrantes de este grupo armado ilegal, que prohibieron el transporte desde las minas hacia los centros de acopio, para que luego sea trasladado a los puertos.

“Muchos mineros siguieron trabajando y acopiando hasta donde pudieron. Otros pararon muchos contratos y solo siguieron con los más importantes. La mayoría incurrió en gastos adicionales acopiando en potreros cercanos a sus minas, para después levantar el carbón y trasladarlo a los acopios.

Esos son gastos que no se contemplan en una operación normal. Esos sobrecostos pueden ser de 15 mil pesos por tonelada, aproximadamente, los cuales no se recuperan”, explicó uno de los afectados.

Los coquizadores (derivado del carbón y de alto costo), también resultaron afectados con el paro que impuso el Eln. Se presume que en Norte de Santander, aproximadamente 900 hornos coquizadores tuvieron que parar la producción. “Prender cada horno cuesta alrededor de 2.5 millones de pesos”, expresó una fuente que prefirió reservar su identidad.

¿Cómo empezó?

Desde el 27 de junio, dos hombres armados con revólver y que se movilizaban en una motocicleta han sido los encargados de infundir el terror entre los conductores de volquetas que se encargan de llevar el carbón desde las minas hasta los centros de acopio de este mineral.

“La orden que les dieron es que no pueden sacar carbón de las minas. Solo permiten el transporte entre los centros de acopio. Además, ordenaron que desde ahora el carbón se debe comprar a $550.000 la tonelada”, dijo uno de los afectados.

Lo que perjudica enormemente a los carboneros, pues una tonelada del mineral puede llegar a costar $800 mil.

Los autores del hecho, hace diez días, marcaron con grafitis dos volquetas que estaban circulando por el sector Las Cascadas, a pocos kilómetros de la vereda Astilleros, zona rural de El Zulia, con un mensaje que decía “por no hacer caso” y las dejaron estacionadas a un costado de la vía, para que los demás transportadores se percataran de la medida.

Sin embargo, según se conoció, sobre la orden del paro por el Eln, las volquetas fueron retiradas del lugar.

Hasta el momento, los carboneros no han visto una acción contundente por parte de las autoridades para frenar el accionar del Eln contra este gremio.




Más noticias