<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

La estratégica figura política del expresidente Uribe con Petro

El expresidente y máximo líder del Centro Democrático ha venido realizando la oposición de forma tranquila y conciliadora.

Sorpresiva ha sido la actitud del expresidente y máximo líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, con el Gobierno del presidente Gustavo Petro Urrego. De forma tranquila y conciliadora ha venido realizando la oposición de uno de sus principales adversarios políticos.

A pesar de que personas representativas de la derecha y de ese partido, como las senadoras María Fernanda Cabal, Paloma Valencia y el senador Miguel Uribe, han realizado una oposición férrea y estricta en contra del Gobierno Petro y sus más recientes acciones en los dos últimos meses, el expresidente ha sido sutil y silencioso frente a la coyuntura.

(Lea aquí: “Sin problemas dialogamos”: Gustavo Petro volvió a reunirse con Álvaro Uribe)

Lo más notorio de esa división de la derecha fue la reciente marcha que hizo la oposición frente al actual Gobierno, en la cual participaron militantes del partido Centro Democrático y gente del común que se siente representada por los ideales de la línea política que el expresidente representa.

A pesar de la gran convocatoria que tuvieron las manifestaciones en las principales ciudades del país, el expresidente Uribe aseguró que ni él las promovió, ni participó en ninguna de ellas, hecho confesado recientemente por el mismo Uribe al presidente Petro.

El 28 de septiembre, Uribe y Petro se reunieron, por segunda vez desde la elección del actual presidente de Colombia, en la Casa de Nariño.

En la reunión, que tuvo lugar en el despacho de Petro, participaron el ministro del Interior, Alfonso Prada, y junto a Uribe, estuvieron el representante a la Cámara, Óscar Darío Pérez, y el senador Miguel Uribe.

“Les cuento como anécdota, el expresidente Uribe mencionó que están un poco bravos con él quienes marcharon, porque él no convocó las marchas ni las promovió, eso marca un poco que se separe un poco de esa protesta que se da a un mes y medio de instalado el Gobierno”, afirmó Prada frente a la confesión que hizo el expresidente Uribe en medio de la reunión.

¿CUÁL ES LA ESTRATEGIA?

La actitud conciliadora del expresidente Uribe ha sido una sorpresa para muchos, el mismo senador Humberto de la Calle se refirió al tema y aseguró que esto permite que no se genere tanta polarización, como si la hubo cuando Juan Manuel Santos era presidente.

“Estupendo que Uribe discuta de manera tranquila con Petro. Pero paradoja: con Petro, su antagonista radical, sí se pudo. Con Santos, menos distante ideológicamente, hubo ferocidad. ¿Cuánta polarización tuvimos que soportar por razones al menos parcialmente personales?”, afirmó de la Calle en su cuenta de Twitter.

Para el analista político, Pedro Viveros, el expresidente Uribe está entendiendo e intentando configurar nuevamente la figura que tenía en la política colombiana y que se ha venido desdibujando durante los últimos años, factor que influyó en la población colombiana con la elección del primer Gobierno de izquierda.

(Lea aquí: Nuestra tarea tiene que ser por un país tranquilo: expresidente Uribe)

“Entiende que la derecha si quiere recuperar el poder algún día, no puede seguir con el mismo discurso que han mantenido durante 20 años, la única forma de reformularlo es parecer como una persona que va a hacer una oposición, pero más constructiva y menos populista”, afirmó Viveros.

El analista reiteró: “Si lo siguen haciendo como lo está haciendo desde antes vuelven a perder, el expresidente está entendiendo que les toca reformular la derecha, la forma de reformular es cambiando la forma de hacer oposición y no tan radical como lo había hecho antes, el país también cambió”.

Por su parte, el analista y docente Jorge Munevar, coincidió con Viveros y aseguró que el expresidente Uribe está en una situación totalmente diferente a la que venía teniendo hace algunos años, particularmente en temas jurídicos.

“Con un Gobierno de izquierda, su situación jurídica e histórica empieza a ser más delicada, está cuidando su imagen dentro del contexto nacional. La imagen del expresidente empezó a decaer desde el Gobierno de Iván Duque”, expresó Munevar.

Además, Munevar reiteró que, como es de costumbre políticamente, cada persona y político tiene intereses personales que necesitan solucionar y acomodar como lo hacen durante los años.

“Ahora se está intentando recuperar esa decaída. Hay una posición política de posicionarse como un ente conciliador y un político histórico. También están los intereses personales, de su legado histórico”, afirmó el docente.

Por su parte, la docente e investigadora Patricia Muñoz, aseguró que además de presentarle sus reparos en diferentes temas que tiene con el Gobierno Petro, el expresidente Uribe está enviando un mensaje que evidencie el liderazgo que aún sigue manteniendo.

“Envía un mensaje simbólico a la sociedad frente a la manera como el expresidente Uribe está asumiendo lo que sería un rol de liderazgo político para su partido y para los seguidores del Centro Democrático, todos los actores políticos piensan y actúan estratégicamente”, afirmó Muñoz.

Y reiteró: “El expresidente Uribe, particularmente, es un gran lector de la opinión pública, sabe entender los procesos de opinión, entiende cuál es su papel y el del Centro Democrático en estos momentos como partido de oposición”.

Frente a la estrategia que estaría intentando consolidar el expresidente entorno a su cercanía con el presidente, el analista Viveros aseguró que Uribe estaría evidenciando una reformulación de la derecha.

“Es la reformulación de la derecha, en eso está el expresidente. Si sigue con la misma tesis de la seguridad democrática, con el concepto más radical y neoliberal que han venido teniendo, van a volver a fracasar, están reformulando internamente, está enviando un mensaje que se quiere volver más de centroderecha que de la derecha radical”, expresó Viveros.

Por su parte, Munevar reiteró, como los demás analistas, que el expresidente está evidenciando y acoplándose al actual panorama político.

“Los políticos se acomodan a las circunstancias, el expresidente está actuando acorde a las circunstancias, que son adversas, en ese sentido es tomar una posición de conciliación. Son dos veteranos de la política tratando de establecer sus posiciones personales, también está ligado el ego político y sus intereses”, expresó Munevar.

Y la investigadora Muñoz concluyó, tanto de Uribe como de Petro: “Es entender que ambos políticos son supremamente competentes, pueden leer muy bien la opinión pública, quieren enviar mensajes simbólicos claves. Esto es producto de los nuevos roles que estamos viendo en medio de espacios de conciliación y diálogo”.




Más noticias