<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

¡Impactante! Testigo revela cómo mataron al presunto abusador de Hilary

El asesinato de Juan Pablo González expone la grave situación de hacinamiento en los centros de detención del país.

La Policía suspendió provisionalmente a cinco policías por la muerte de Juan Pablo González, sindicado de abusar de una menor de edad en Transmilenio, quien fue asesinado en las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Puente Aranda, en Bogotá.

De acuerdo con las autoridades, esta suspensión se da en el marco de la investigación disciplinaria que abrió la entidad por estos hechos, y para facilitar el desarrollo de la investigación.

(Lea también: Escándalo por la confesión de una patrullera acosada laboralmente)

Sin embargo, recién se obtuvo un testimonio que está en poder de la justicia, y en el que describen cómo Juan Pablo González Gómez, el presunto violador de Hilary Castro en TransMilenio, fue condenado a muerte por dos policías y seis personas privadas de la libertad en las celdas de la URI en Puente Aranda.

Según el testigo, hay una orden de los llamados plumas o caciques de las celdas hacinadas de la URI, quienes le dieron la bienvenida a Juan Pablo cuando el juez ordenó su detención.

“Lo tiraron al piso y estas seis personas, al mando de alias el Tío, alias Derby y alias Junior, lo cogieron a patadas... Alias Blacho, que es el más sanguinario de todos, le saltaba en las costillas hasta partirlas, y alias Jeferson le pisaba la cabeza a Juan Pablo”, señala un testimonio en poder de la Justicia que conoció Semana.

En esta cárcel hay cientos de detenidos en pequeños espacios. // Foto Semana
En esta cárcel hay cientos de detenidos en pequeños espacios. // Foto Semana

Dos custodios de ese aterrador espacio de reclusión fueron los que llevaron al presunto abusador directamente hacia sus verdugos. Dos minutos después fue sometido a una lluvia de patadas. Lo asesinaron en presencia de los policías.

Tal parece que el testimonio se complementa con videos de seguridad, dónde se registra desde que Juan Pablo llegó hasta que fue sacado a rastras por los policías que presuntamente lo sentenciaron a muerte, y que desde que la golpiza arrancó, los seis delincuentes se turnaron para masacrarlo.

“Lo hicieron por partes: mientras unos se concentraron en las costillas, otros, en la cabeza. De acuerdo con el testimonio, el ajusticiamiento forma parte de una rutina para personas procesadas por delitos sexuales. Los plumas ordenan, los policías obedecen y las víctimas ni siquiera se pueden quejar. “El que pide ayuda más duro le pegan, por ende todos se aguantan los golpes”, reveló para Semana.

(Lea también: Ingrid fue asesinada por su hijo, piden ayuda para llevar su cuerpo a Venezuela)

¿Los policías autorizan los golpes?

El testigo aseguró que: “ellos mismos autorizan los golpes una vez se hace efectiva la medida de aseguramiento de las personas que llegan por delitos sexuales”. Del suelo Juan Pablo no se volvió a levantar, la bienvenida fue su sepulcro.

Medicina Legal finalmente confirmó que la muerte fue violenta, tipo homicidio, y las lesiones tuvieron tal gravedad que lo destrozaron por dentro, todas contribuyeron a una hemorragia interna que en minutos lo dejó sin vida.




Más noticias