<img src="https://sb.scorecardresearch.com/p?c1=2&amp;c2=31822668&amp;cv=2.0&amp;cj=1">

Desde junio, precios de combustibles empezarían a escalar

El Ministerio de Hacienda estableció un plan para que el país escale los precios de combustibles hasta lograr el precio de paridad internacional.

Colombia tiene el tercer precio del galón de gasolina más barato en la región, costando US$2,3 por cada unidad, 60% por debajo del precio regional, de acuerdo con el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

Esto gracias al Fondo de Estabilización del Precio de Combustibles que absorbe de la diferencia entre el costo establecido y el precio de paridad internacional. De acuerdo con cifras de Ecopetrol de marzo, este fondo cubría 70% del precio de la gasolina y 57% del diésel. Esto ha llevado a que tenga un déficit considerable, que entre el segundo semestre y el primer trimestre de este año acumule $14,1 billones.

Como consecuencia ha generado una alerta en el Gobierno, por lo que Hacienda planteó un camino para enfrentar esta deuda.

Como primer paso plantea que desde junio se debería iniciar un incremento gradual de precios. El Marco Fiscal de Mediano Plazo estipula una serie de aumentos que tanto para gasolina como para Acpm sean de $200 en junio y julio.

El precio de la gasolina se ubica en promedio a $9.256,48 en las 13 principales ciudades y el diésel en $9.093,46 en mayo. Con este aumento, el galón costaría $9.456 y $9.293 en promedio desde julio. Pero este sería solo el primero de una serie de aumentos. Los ajustes más fuertes se darían en septiembre de cuando el gasolina subiría $400 y Acpm $250. Así seguirían los aumentos hasta agosto de 2023, cuando el Ministerio de Hacienda considera que se cerraría el diferencial con el precio internacional.

“Es una decisión correcta con el abastecimiento energético, con las finanzas públicas y la coherencia económica de lo que debe ser aplicar un subsidio en Colombia”, afirma César Vera, presidente de Xua Energy.

Cabe recordar que desde enero el Ministerio de Minas y Energía no ha aumentado los precios de los combustibles bajo la premisa de que tiene un alto impacto en el alza de la inflación. Cálculos de la cartera de Hacienda estiman que por cada $1.000 que suba el precio de los combustibles, el costo de vida tendría un incremento de 0,65%.

José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana destacó este paso hacia el ajuste gradual de precios de los combustibles. Ahora con la entrada de la Creg como el organismo a cargo del incremento de precios, se espera que la fórmula se aplique por completo. Es decir, un tope de incrementos de 3% para gasolina y 2,8% para diésel. Aunque su aplicación completa no es obligatorio.

Pese a que se inicie esta aplicación de la fórmula, lo gradual del ajuste implicaría que el déficit del Fepc se mantenga alto. Los cálculos del Comité Autónomo de la Regla Fiscal estiman que incluso haciendo estos ajustes completos desde mayo, la deuda solo para este sumaría $19,6 billones, con la misma estimación del barril a US$100.

Por cada $1.000 que suban los precios, la inflación crecería hasta 0,65%

El Comité Autónomo de la regla Fiscal (Carf) recomendó que se empezaran a hacer los ajustes graduales a los precios, para disminuir el déficit por subsidios. De hacerse los cambios planteados, las inflación se vería afectada. Cálculos del Carf señalan que por cada 1% que se aumente el precio de los combustibles líquidos, la inflación global aumentaría 0,08%. Otro cálculo hecho por el Ministerio de Hacienda señala que por cada $1.000 que aumente el precio de combustibles la inflación subiría 0,65%.




Más noticias